Ejecutivo revisará la política llevada adelante sobre ocupaciones

El jerarca, que actualmente suplanta al ministro Eduardo Bonomi, admitió que el tema «ha estado en el tapete» durante 2005 y ha generado «reacciones empresariales». De hecho, el año pasado fue el de menor conflictividad de la última década, pero el de mayor cantidad de ocupaciones (27 desde marzo).

Bruni aclaró que eso no significa que se vaya a reflotar el decreto que permitía los desalojos, pero no descartó esa posibilidad, y afirmó que se «analizará la situación».

El propio Bonomi había afirmado a comienzos de noviembre en la comisión de Legislación del Trabajo de Diputados que él nunca «hubiera impulsado un decreto de esa naturaleza», y comentó que se trata de «una resolución de otro ministerio» que ha creado un problema.

Bonomi sostuvo en noviembre pasado que habrá que «reglamentar» las ocupaciones porque ha quedado «un vacío» legal. De todos modos, el ministro ha afirmado en varias oportunidades que —cuando existía el decreto— el ministro del Interior siempre consultaba al de Trabajo acerca de si estaba instalada una negociación y «muy rara vez» la Policía terminaba desocupando los lugares de trabajo.

En tanto, el director de Trabajo, Julio Baráibar, afirmó hace un mes en una entrevista con El País que el aumento de las ocupaciones se ha debido a la actitud de las patronales.

«Lo que pasó es que a los empresarios les pareció que la eliminación del decreto (que permitía desalojar empresas) los iba a perjudicar. Hicieron tanta alharaca y tanto marketing del asunto, a través de la prensa y de todos los medios a su alcance, que los trabajadores sin experiencia sindical pensaron: esto es fantástico, esta es la medida ideal que nos permitió el nuevo gobierno. Y pasó lo que pasó. El año con menos conflictividad de los últimos once años, fue el de más ocupaciones», opinó.