El 26 de Abril inician negociación por contenidos del TIFA con EE.UU.

La fecha fue confirmada a El País por el embajador Carlos Gianelli. Agregó que se está trabajando activamente en la agenda que discutirán las delegaciones. La de Uruguay la presidirá el secretario de la Presidencia, Gonzalo Fernández, y la de Estados Unidos el secretario Adjunto de Comercio, John Veroneau.

En fuentes vinculadas al Departamento de Comercio dijeron que «existe la mejor disposición para avanzar en las negociaciones», aunque se estima que no serán fáciles ni de conclusiones inmediatas. Se piensa que podrían lograrse acuerdos sobre las vías a seguir, tanto en comercio como inversiones, «cerca de fin de año».

Las fuentes recordaron que la Casa Blanca ha abierto las puertas, dentro de su círculo de acción, para ampliar el comercio con Uruguay y otras naciones latinoamericanas. La reciente gira del presidente George W. Bush por Brasil, Uruguay, Colombia, Guatemala y México es considerada la mejor y más fructífera de las realizadas desde que asumió el mandato, según destacaron fuentes del Departamento de Estado.

Pero, asimismo, no se olvida que el Congreso de EE.UU., factor clave para dar el visto bueno a toda rebaja tarifaria de productos, está ahora en manos de los demócratas, en principio opositores a este tipo de acuerdos comerciales. Consideran que perjudican a los trabajadores y afectan sectores «sensibles» estadounidenses y latinoamericanos.

El escenario sobre el que actuarán las representaciones de Estados Unidos y Uruguay será de intercambio conceptual, lo que permitirá por el momento trasmitir las líneas principales de lo que cada parte aspira a obtener.

Uruguay pone el énfasis en lograr avanzar en el sector bienes, en base a un aumento de la cuota de corte hilton -topeada en 20 mil toneladas-, textiles, carne ovina, arándanos y cítricos, rubros éstos tres últimos que requieren aprobación sanitaria. Estados Unidos hizo saber su interés en la apertura de los servicios, en el compromiso de respetar los derechos de propiedad intelectual, y en las compras del Estado.

¿Qué caminos se podrían seguir para abrir las puertas al comercio uruguayo?

A esta altura se han cerrado las posibilidades de concretar en este período un Tratado de Libre Comercio, por medio del fast track (o vía rápida), ya que vence el 30 de junio el plazo del mandato otorgado por el Congreso a la Casa Blanca. Los acuerdos firmados por el presidente Bush deberán pasar por la aprobación o el rechazo parlamentario, sin que se puedan introducir modificaciones a lo negociado con un tercer país.

En principio, obtendría el visto bueno el TLC suscrito con Corea del Sur e ingresarían de inmediato los otros acordados con Colombia, Perú y Panamá, para algunos de los cuales se considera que el Congreso tendría, para terminar el tratamiento, que extender el plazo por unos meses.

La negociación que inicia el próximo 26 Uruguay, busca lograr la rebaja de tarifas o aranceles, lo que para alcanzarla necesita de la aprobación del Congreso de Estados Unidos o aguardar las conclusiones en torno a la reducción de subsidios, especialmente a la agricultura, en la Ronda de Doha de la Organización Mundial de Comercio.

Los expertos americanos exhiben muy buen ánimo en cuanto a un final exitoso de las conversaciones en la OMC, donde el propio Estados Unidos, la Unión Europea, India y Brasil, entre otros, muestran una mayor flexibilidad en las posiciones, que se habían radicalizado y llevaron a la suspensión de la reunión en julio del 2006.