El 50% del presupuesto de la IMM se irá en salarios y el 20% en inversiones

El restante 30% cubrirá los gastos de funcionamiento de todo el aparato comunal, incluida la Junta Departamental.

El nuevo presupuesto establece ajustes cada cuatro meses en los tributos municipales de acuerdo a la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC).

El presupuesto contiene normas que tienden a reducir fuertemente la plantilla de funcionarios en base a retiros anticipados y una nueva política en cuanto a la exoneración de tributos, que hasta ahora le costaban a la IMM varios millones de dólares de pérdida por año.

Además, el presupuesto crea cinco nuevos cargos de dirección (cargos de confianza) y establece pautas de buena conducta, donde se deja en claro que “los funcionarios deberán guardar en toda circunstancia la debida probidad y rectitud, compatible con su investidura pública”. El propio intendente entregó el jueves a los ediles montevideanos su primer presupuesto municipal.

La Junta Departamental comenzará a discutirlo recién en febrero, después del receso. Se espera una ardua y detallada discusión por parte de la oposición blanca y colorada, pero una segura aprobación por parte de la mayoría que conforman los 20 ediles oficialistas.


Tributos. El nuevo presupuesto de la IMM establece, textualmente, que “a los efectos de mantener el equilibrio presupuestal los ajustes de los egresos no podrán superar el promedio de los ajustes de los ingresos”.

En buen romance esto quiere decir que el ajuste de salarios de los funcionarios municipales no podrá superar nunca el ajuste de los tributos que pagan los montevideanos. En este sentido, el presupuesto establece que “los ingresos por todo concepto fijados en moneda nacional se ajustarán cuatrimestralmente de acuerdo a la variación del IPC, exceptuando los referidos a la Patente de Rodados”, que ya se ajustaron al alza el 3,5% y que no volverán a subir hasta enero de 2007.

Entonces, si los tributos se ajustan por IPC, el 4,5% en promedio, los salarios de los funcionarios municipales no podrán subir más que este porcentaje.

Por esto los funcionarios agremiados en Adeom protestaron, se declararon en conflicto permanente y anuncian paros a partir de febrero. Ellos quieren ajustes cada cuatro meses por el IPC más un porcentaje extra para recuperar lo perdido desde el año 2002 (16,5%) cuando la comuna rompió el convenio laboral vigente.


Exoneraciones. A partir de este mes se derogan todas las exoneraciones tributarias que tenían hasta ahora las cerca de 4.000 viviendas de propiedad municipal que son usufructuadas por familias a veces de bajos recursos, organizaciones sociales o sindicales.

A partir de este año deberán pagar como cualquier hijo de vecino la Contribución Inmobiliaria y la Tasa General Municipal, entre otros impuestos.

El presupuesto comunal establece también que todas las cooperativas de viviendas de usuarios estarán exoneradas de pagar la Contribución Inmobiliaria “por los primeros 15 años a partir de la ocupación del inmueble”.

Hasta ahora la exoneración era total y continua, sin plazo.


Incentivos. La IMM quiere llegar al año 2010 con menos funcionarios y más jóvenes.

Hoy hay cerca de 8.500, con un promedio de 55 años de edad, según datos proporcionados por la comuna capitalina.

El presupuesto establece un “beneficio especial” para los funcionarios con más de 10 años de antigüedad en la comuna y 45 años de edad o más. El beneficio será de 15 meses de sueldo nominal a pagar de una sola vez. Además cobrará durante dos años el seguro de salud que tenía hasta su renuncia. Los funcionarios que hayan cumplido o cumplan 60 años de edad y tengan causal jubilatoria (35 años de trabajo y aportes al BPS) cesarán de forma automática, salvo que el intendente entienda que son necesarios para la IMM.