El acuerdo sobre educación se tomará vacaciones en enero

De hecho, el plazo que ayer acordaron los líderes políticos para volver a encontrarse el 24 de enero, responde a la necesidad de que el oficialismo ponga la casa en orden para darle una respuesta concreta a blancos, colorados e independientes. «Nada, nada. Pregúntenle a ellos», dijo el presidente Mujica cuando ayer fue consultado acerca de si se había resuelto algo importante en la cumbre de la residencia de Suárez y Reyes. «Ellos», es decir la oposición, sostienen que este nuevo aplazamiento será el último y que si no se llega a esa fecha con algún acuerdo concreto, difícilmente pueda ocurrir luego.

«Nosotros no vamos a ser convalidantes de acuerdos maquillados. Esperamos que el 24 ya haya una fórmula conciliada entre el Poder Ejecutivo y el Frente Amplio», dijo durante la reunión el senador blanco Jorge Larrañaga (Alianza Nacional).

Consultado por El Observador, Larrañaga dijo que sigue viendo buena voluntad en el presidente pero advirtió que el esfuerzo del 24 de enero será casi definitivo. «Nadie podrá decir que no se ha tenido paciencia, voluntad, decisión y coraje para encarar cambios. El 24 se termina. Si no hay acuerdos separaremos los bagres de las tarariras», afirmó.

Acerca de la reunión prevista para enero, el senador colorado Pedro Bordaberry (Vamos Uruguay) dijo que hubo que contemplar varias cosas. «En el medio está el 1° de enero, reyes, etcétera, y las licencias de varios. Parece mucho tiempo, pero…», comentó en su cuenta de Twitter.

Por lo pronto, Mujica expresó su compromiso de modificar la ley de Educación para darle doble voto al presidente del Codicen y así acentuar la representación política en ese organismo. No obstante, descartó la posibilidad de que los representantes de los gremios tengan voz pero no voto, algo que había propuesto Bordaberry.

Además, a fines de enero el presidente realizará un informe sobre las obras de reparación y construcción de liceos y dará una respuesta acerca de la creación de una universidad del trabajo. Mujica pretende instaurar una universidad tecnológica que tiene algunas diferencias de funcionamiento con el Instituto Terciario Superior (ITS) que el Frente Amplio propone a través de la ley de Educación.

«Hay acuerdo para implementar a la brevedad el Instituto de Evaluación para la enseñanza, y para acelerar el trabajo para la creación de un instituto de evaluación para la educación superior. También hay acuerdo en que se debe acelerar todo lo relativo a impulsar la figura del profesor cargo», dijo el senador frenteamplista Eduardo Rubio.

Por su parte, el presidente del Frente Amplio, Jorge Brovetto, advirtió que no hay una postura diferente entre la fuerza política y el Poder Ejecutivo. «No doy por sentado que haya una propuesta del Poder Ejecutivo y otra de los partidos políticos. Vamos a ver cómo se dan las cosas», manifestó. Acerca de esto, el presidente del directorio blanco, senador Luis Alberto Heber, sostuvo que los principales cuestionamientos a las ideas del presidente sobre los cambios en la educación «provienen desde su propia fuerza política».

«Hay problemas en el cuadro oficial. Hay resistencia por parte del Frente Amplio de cambios a la ley de Educación y la creación de la Universidad Tecnológica. Eso es claro», sostuvo. Durante la reunión, y luego de que el presidente y la oposición dialogaran sobre las iniciativas en curso, Brovetto les restó trascendencia. «La rueda ya está inventada. Muchas de estas propuestas ya están en camino desde hace tiempo», sostuvo.

Tiempo
Aunque las partes se empeñan en explicar que el plazo que va hasta el 24 de enero no tiene por qué ser tiempo perdido, lo cierto es que el destino del acuerdo educativo seguirá siendo un enigma. Fue el senador Larrañaga quien comenzó a apurar las cosas en las jornadas previas al llamado a sala del ministro de Educación, Ricardo Ehrlich. «Si luego del 11 de octubre el gobierno no toma medidas drásticas para mejorar la educación, vendrán tiempos de enfrentamientos. No podemos esperar más», dijo Larrañaga en El Observador el 3 de octubre. A partir de allí los hechos se precipitaron. El gremio de profesores se puso de punta contra el Promejora y el presidente Mujica y varios dirigentes del Frente Amplio cuestionaron la actitud de los sindicalistas y se expresaron a favor de un amplio acuerdo político». El 15 de diciembre Mujica se volvió a reunir con los líderes. Allí Larrañaga volvió a apurar un acuerdo. «Bueno, vamos a los bifes. ¿Cómo termina esta película? Esto no puede quedar en una siesta de verano…», dijo y allí se fijó la reunión que ayer se llevó a cabo.

Ahora las definiciones se pospusieron hasta el 24 de enero. Después, se verá.