El Aeropuerto de Carrasco vuela hacia el primer mundo

Luego de estar dos años operando el Aeropuerto de Carrasco, el Grupo Eurnekian colocó ayer la piedra fundamental de su obra principal: el nuevo aeropuerto sobre la ruta 101. El proyecto del moderno edificio fue conocido públicamente en la administración de Jorge Batlle, quien otorgó la concesión a Puerta del Sur, empresa de capitales argentinos liderados por Eurnekian. El arquitecto uruguayo Rafael Viñoly, de amplia trayectoria en el ámbito internacional, es el autor del proyecto.

El presidente de la República, Tabaré Vázquez, colocó ayer el símbolo de la nueva terminal de pasajeros, a la cual se accederá por ruta 101, junto adonde está ubicado el radar. Si bien el pliego de la concesión establece que la nueva terminal debe estar terminada en abril de 2009, Puerta del Sur es optimista y estima que lo podrá terminar en un plazo de dos años.

Asimismo, el concesionario finalizó la obra de repavimentación y balizamiento de su pista principal, que fue extendida a 3.300 metros, habilitando la operación directa de aeronaves de gran porte con carga y pasajeros desde Uruguay a destinos como Estados Unidos y Europa.

El nuevo edificio del aeropuerto estará ubicado paralelo a la Pista 06-24 hacia el extremo sudeste del predio aeroportuario con una disposición tal que permitirá su ampliación futura hacia ambos laterales. Junto con la nueva terminal se construirá una plataforma para aeronaves para realizar el embarque y desembarque de pasajeros por medio de mangas telescópicas directamente al edificio.

El proyecto
La terminal se desarrolla en dos niveles, con vialidades diferenciadas para arribos y partidas, respectivamente. Esta disposición con niveles independientes permitirá crear espacios exclusivos para partidas y arribos, evitando cruzamientos de pasajeros y público.

El edificio ocupará una superficie de aproximadamente 39.500 m2, y estará dotada de siete puertas de embarque, tres de ellas con mangas telescópicas. Se incorporará una octava puerta a la capacidad operativa simultánea en una segunda fase, cuando se ponga en funcionamiento una cuarta manga.

La terminal ha sido diseñada con una morfología tipo lineal, que es la más apta para el volumen y tipo de tráfico que posee el Aeropuerto Internacional de Carrasco. Esta geometría también permitirá realizar futuras ampliaciones y brindará flexibilidad de uso al edificio.

El ingreso al complejo de la nueva terminal se realizará desde la ruta nacional 101. Un carril dedicado para el giro a la izquierda permitirá los accesos desde Montevideo y un carril de desaceleración permitirá los giros a la derecha de los vehículos provenientes desde la ruta Interbalnearia. Tendrá un estacionamiento para aproximadamente 1.200 vehículos.

La concesión
El consorcio internacional Puerta del Sur asumió el control del Aeropuerto de Carrasco en noviembre de 2003. El grupo Eurnekian se asoció con el operador aeroportuario italiano SEA (Societa per Azioni Esercizi Aeroportuali).

El adjudicatario, con el nombre de Cerealsur, es un consorcio integrado por capitales argentinos (Grupo Eurnekian), italianos (SEA) y estadounidenses. Cerealsur, ahora Puerta del Sur, se comprometió, de acuerdo al pliego de condiciones de adjudicación, a realizar inversiones en infraestructura por cerca de 80 millones de dólares y a pagar un canon de 2,5 millones de dólares por año al Estado.

La concesión generó en su momento duras críticas de la oposición, por entonces el Frente Amplio, quien entendió que Ernesto Eurnekian no reunía los antecedentes como para hacerse cargo del emprendimiento. Se le acusó de deber dinero al fisco argentino, pero las acusaciones no pasaron a la órbita judicial. Eurnekian tiene la concesión de varios aeropuertos en el vecino país.