El agro no puede ser el único motor

—¿Le parece, al cierre de su gestión, que el comercio es más escuchado?

—Creo que hay algunas cosas con respecto a la importancia del sector que la cámara ha dicho que el sector político desconocía y que ahora conoce. Cuando la cámara da números sobre la importancia económica del sector y las posibilidades de salida que ofrece al país, creo que son incuestionables. El crecimiento del sector servicios y de la logística, que son muy importantes para el país, yo creo que nadie lo p! uede cuestionar. Uruguay nace como ‘país tapón’, o sea que tiene una ubicación muy importante.

Yo creo que también lo que hemos venido pregonando sobre el alto costo del Estado, los 700.000 jubilados, los 250.000 empleados públicos contra 400 y pico mil empleados de la actividad privada, son ecuaciones que los políticos, si bien no las van a revertir en el corto plazo, deben saber que son un problema.

—¿Siente, como empresario, que en esta campaña electoral se está hablando de los temas que importan?

—En el lanzamiento de la candidatura de Luis Alberto Lacalle vimos que uno de sus postulados es bajar la presión tributaria, que es importante. No hay posibilidad de crecimiento de las empresas si no se baja la presión tributaria. Yo creo que ningún candidato a la presidencia que pretenda dar bienestar al país puede pensar en dar mayor trabajo sin que las empresas crezcan, para lo cual hay que darles condiciones.

—¿ Quiere decir que van a volver a! la carga, proponiendo la supresión o la rebaja de los aportes patronales del sector?

—Cuando el nuevo presidente decía que la cámara debe bregar por la economía general del país, lo decía porque sabemos que eso es bienestar para el país. Si crece el sector comercio y servicios, no va a haber que pensar en otros sectores para sacarles. Si no permitimos crecer a otros sectores, la economía va a pasar siempre por solamente un sector que ha sido siempre en el país el sector agropecuario. Pero hoy el mundo pasa por la era del conocimiento y el Uruguay no puede permitirse el lujo de perderse esa oportunidad porque tiene todo lo necesario para competir en esta era. No podemos, por un tema tributario, perder la oportunidad que el mundo nos da.

—Usted ha mencionado que hay dificultad para llegar a los candidatos. Dijo que se cansó de invitar a Tabaré Vázquez a que viniera a la cámara. ¿Van a pedir reuniones con los precandidatos?

—El hecho de que nos cansemos! no quiere decir que desistamos. Nos podemos cansar en forma personal pero la Cámara no se cansa. Siempre vamos a estar abiertos aunque tampoco podemos obligar a los que no quieren. Ningún candidato puede pensar en gobernar de espaldas a las empresas. Si un candidato piensa que puede gobernar de espaldas a las empresas realmente es muy mal candidato.