El año 2006 se viene con cambios para Montevideo

Durante el año 2006 la Intendencia de Montevideo (IMM) combinará el overol con el traje y a puro pico, pala y software comenzará obras que promete que le cambiarán la cara a la ciudad. Ya sea con un martillo hidráulico o con un mouse de computadora, la comuna prevé modernizar la capital con obras de infraestructura y la informatización de varios servicios.

Desde la restauración de monumentos y símbolos históricos como la puerta de la Ciudadela o el Rosedal del Prado, hasta la construcción de un barrio totalmente nuevo, sobre camino Maldonado , el intendente Ricardo Ehrlich intentará que el nuevo Presupuesto municipal (2006-2010) se refleje en las calles, se convierta en obras a los ojos de los ciudadanos y no quede en negro sobre blanco, comentaron varios jerarcas de la comuna a El Observador.

En cuanto a la introducción de tecnologías, la mayor novedad estará en la informatización de los inspectores de tránsito, que obtendrán a través de un computador de mano, en tiempo real, todos los datos de un vehículo y su propietario al momento de detenerlo o ponerle una multa.

En tanto, los casi 1.500 ómnibus tendrán un sistema informático para vender boletos sin dinero y controlar todos sus movimientos. El cumplimiento del recorrido y frecuencias, los detalles técnicos de las unidades y su ubicación vía satélite, serán parte de las aplicaciones del nuevo software.

Si la mitad del año 2005 le sirvió a Ehrlich y su gabinete para conocer los burocráticos vericuetos de la administración municipal (además de tener que enderezar entuertos como el déficit de los casinos y la concesión del Hotel Carrasco), el 2006 será el año de las obras y los servicios.

Además de otorgar préstamos entre vecinos para refacción de viviendas (ver nota aparte), la IMM se dispone a repavimentar calles, ensanchar y extender avenidas, construir más terminales de trasbordo, carriles para ómnibus y sendas para ciclistas, realojar o regularizar asentamientos, limpiar la bahía y el arroyo Pantanoso, coordinar con intendencias vecinas un nuevo sistema de recolección de residuos, e incluso construir un anfiteatro en el parque Rodó.


Obras viales. En una ciudad donde la mitad de sus calles se encuentra en regular o mal estado, la IMM prevé obras de recuperación continuas, pero la novedad estará en el ensanche de arterias como avenida Italia, desde el intercambiador Barradas (cuyas obras finalizarán en marzo) hasta Gallinal, o bulevar Artigas entre Garibaldi y Luis Alberto de Herrera. Esta última, a su vez, se ensanchará desde Rivera hasta Millán. José Pedro Varela, Instrucciones, Belloni y camino Carrasco también sufrirán este tipo de intervención.

La vedette será la continuación de avenida Centenario hasta el Hipódromo de Maroñas, para lo cual habrá que realojar a 100 familias de Pueblo Ituzaingó.


Tránsito y transporte. La IMM definió a General Flores, 8 de Octubre y Agraciada como avenidas “troncales”, donde en el 2006 los ómnibus tendrán carriles exclusivos para circular. Si bien las primeras pruebas se harán en el segundo semestre, en los primeros meses se informará sobre ellas a vecinos y comerciantes.

También este año la comuna incluirá en los ómnibus el sistema informático para venta de boletos sin dinero y control satelital de todas las unidades.

Además, al menos tres nuevas terminales se crearán en Belloni y 8 de Octubre, General Flores y Mendoza y en un sitio a definir de Colón o Peñarol.

POR PABLO SOLARI DE LA REDACCIÓN DE EL OBSERVADOR