El Banco Mundial augura que la economía seguirá creciendo

El Banco Mundial prevé para Uruguay vientos favorables que predicen un crecimiento fuerte de la economía, dijo Pamela Cox, vicepresidenta del organismo crediticio para América Latina y el Caribe, quien ayer estuvo en el departamento de San José para interiorizarse de primera mano sobre la marcha de dos proyectos que financia el Banco. Opinó que los países pequeños “como Uruguay u Holanda” sean “flexibles y estén más abiertos” porque necesitan vender su producción en los mercados internacionales.
Tras cumplir una apretada agenda que la llevó a reunirse también ayer con el vicepresidente Rodolfo Nin Novoa, por la noche, la funcionaria “intercambió impresiones”, con el ministro Danilo Astori, sobre el programa del organismo previsto para Uruguay por US$ 800 millones hasta 2011, según confirmaron a El Observador fuentes del organismo internacional.

Cox estuvo acompañada en la cena con Astori y el equipo económico por Axel Van Trotsenburg, director del Banco para Argentina, Chile, Paraguay y Uruguay y por David Yuravlivker, representante del organismo ante Uruguay.

La funcionaria opinó que “Uruguay tiene instituciones muy fuertes, un nivel de gobernabilidad elevado y productores con ética de trabajo, todo lo cual es importante para tener éxito”. En diálogo con un grupo de periodistas que la acompañaron ayer en su recorrida por Ecilda Paullier, donde OSE con apoyo del Banco Mundial construye una planta de tratamiento de aguas servidas, y en su visita a un tambo de Rincón del Pino, donde se impulsa un proyecto de manejo responsable de los recursos naturales, Cox afirmó que desde Washington, Uruguay se observa como “un país abierto a los mercados” con exportaciones “en aumento” y con “una población educada”.

Consultada por El Observador sobre la posición del gobierno uruguayo que desestimó iniciar conversaciones con EEUU para alcanzar un Tratado de Libre Comercio, la vicepresidenta del Banco Mundial recordó que una de las vulnerabilidades del país es “la pequeñez del mercado” . Comentó que según estudios del Banco Mundial para “casi todos los países, el comercio libre es bueno y particularmente para los de mercado pequeño”.

De todos modos aclaró que con los TLC, a veces hay sectores que ganan y otros que pierden y “los gobiernos deben apoyar entonces a los sectores que van a ser afectados” negativamente.


Optimista. Cox afirmó que la economía de Uruguay “está recuperándose después de la crisis y la tasa de crecimiento es fuerte”. Señaló que el desafío es reducir la pobreza y destacó “la performance” de Uruguay en la región. Dijo también que “espera que las economías de Uruguay y los países de América Latina continúen creciendo a un promedio de 5%, pero en comparación con India y Asia del Este, esa mejora no es tan alta para reducir la pobreza rápidamente”, acotó.

La funcionaria restó importancia a los cambios de signo político que están teniendo los países de América Latina y dijo que el Banco Mundial trabaja con todos los gobiernos sean de izquierda o de derecha.

Refutó también las críticas que se le hacen al organismo que lo señalan como co-responsable de la pobreza en la región. Según Cox, la pobreza es un problema “de muchos años que surge en la falta de crecimiento”. Ese comentario respondió a una pregunta sobre las críticas que le formuló esta semana el presidente argentino Néstor Kirchner, quien le dijo a Cox que habla con “autismo”. El mandatario también acusó que es “por culpa de los planes que ellos (los organismos crediticios internacionales) llevaron adelante que tenemos niveles de pobreza que ahora estamos levantando”.


Recorrida. La comitiva del Banco Mundial en Ecilda Paullier, visitó las obras para tratar aguas cloacales que irán al arroyo Cufré. El presidente de OSE, Carlos Colacce, anunció que las piletas estarán operativas en abril próximo y tienen un costo de US$ 1 millón. Los vecinos de la zona le explicaron a la funcionaria que el saneamiento de la localidad, donde viven 2.500 personas, llegará a 40% de la población en un área que registró los más altos índices de hepatitis del país. La reunión en el Club Artigas sirvió al intendente de San José, Juan Chiruchi, para anunciar que la comuna prevé no cobrar la contribución inmobiliaria, urbana y suburbana, a los predios frentistas a la red que se conecten en el primer año, una vez terminada la obra.

La comitiva se trasladó luego a Rincón del Pino donde recorrió un tambo que ejecuta un proyecto sobre gestión de recursos naturales y biodiversidad. Funcionarios del MGAP señalaron que 80% del agua que utilizan los tambos está contaminada.