El Banco República proyecta un blindaje de U$S 1.000 millones

El plan de reforma del Banco República (BROU) requerirá casi mil millones de dólares en capitalización e inyección de liquidez, y tendrá como objetivos fortalecer líneas de crédito «exclusivamente» destinadas a sectores productivos con una fuerte baja de las tasas de interés, reducir la edad promedio de su funcionariado, y dotarlo de mayor especialización en materia de negocios.

Si bien hasta ayer disponía sólo de una «versión preliminar» —y por lo tanto sujeta a cambios—, el República ya tiene definidas las grandes líneas de su plan de reforma para los futuros tres años, que presentará al Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) en los próximos días. En sus acuerdos con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Gobierno se había comprometido a presentar un proyecto de reforma del BROU, en materia de gestión y negocios, y de capitalización e inyección de liquidez.

El fortalecimiento del banco estatal pasará por tres vías fundamentales, según el proyecto, cuyos detalles fueron informados por fuentes de El País.

LIQUIDEZ. En primer término, el BROU prevé obtener una inyección de liquidez por un monto a definir en una posterior etapa, que sería provisto por el Fondo de Estabilización del Sistema Bancario (FESB), o por cualquier otro de los fondos en los que participa el Estado uruguayo. El objetivo fundamental es que constituya un factor de liquidez, explicó un informante.

Con ese monto se sustituiría una parte mayoritaria de los 780 millones de dólares que integran un certificado de adeudos que el Banco Hipotecario del Uruguay (BHU) le otorgó al República. El resto de ese certificado —una parte minoritaria—, será convertido a bonos del Estado uruguayo.

Con esa primera vía, el República cambiaría lo que hoy es un mero título, por liquidez; a juicio de las fuentes consultadas, «el certificado de deuda es sólo un papel», ya que en los hechos es incobrable. En la actualidad, el Banco Hipotecario sólo le paga al BROU los intereses por ese certificado, explicó otro de los informantes.

CONVERSION. La segunda vía por la cual el Banco de la República proyecta una fuerte capitalización, consiste en convertir unos 100 millones de dólares, importe que le están adeudando otros organismos estatales, a bonos del Tesoro.

Varios organismos mantienen fuertes deudas con el República; entre los mayores deudores se encuentran los ministerios de Transporte y Obras Públicas, de Defensa Nacional, y de Ganadería, Agricultura y Pesca, así como la Administración de Ferrocarriles del Estado (AFE), y la Intendencia de Rocha. Sus deudas son consideradas imposibles o muy difíciles de cobrar, y al ser convertidas a títulos de deuda pública, pasarían a capitalizar el banco.

Las fuentes advirtieron que el monto de la segunda vía es un estimativo, que puede ser objeto de correcciones posteriores.

INYECCION. En tercer lugar, el Banco de la República procurará obtener una inyección de liquidez de 70 millones de dólares. En la actualidad, la institución dispone de ese monto, pero en títulos de deuda pública. Esos bonos le fueron entregados por productores agropecuarios, por concepto de cancelación de deudas cuando se definió una solución por vía administrativa.

El plan consiste en que el Estado compre esos títulos de deuda a valor nominal, y con ellos el BROU obtendría los 70 millones de dólares.

Entre las tres vías que están incluidas en el plan de reforma del Banco República, suman unos 950 millones de dólares por conceptos de capitalización e inyección de liquidez. De acuerdo con las fuentes de la institución consultadas por El País, el proyecto tiene como objetivo «fortalecer la posición del BROU en el mercado de créditos, exclusivamente destinados a los sectores productivos». Ese último concepto incluye al comercio y al sector importador, aclararon los informantes.

La principal aspiración del BROU es aplicar una «fuerte» baja de las tasas de interés, «para llegar a niveles que hagan viable un emprendimiento». De forma paralela, la línea de préstamos sociales del banco se mantendrá y, según las fuentes, en principio no sería objeto de modificaciones. Días atrás, el Banco decidió una rebaja en las tasas de interés que cobra por préstamos al consumo y a empresas en moneda nacional.

Por otra parte, con la aplicación de los planes de capitalización y de inyección de liquidez, el Banco procura eliminar pesadas carteras de deudores incobrables.

«El República viene pasando con buena nota la prueba de fuego que significó la crisis del 2002, y en lo inmediato no hay problemas de liquidez ni de capital; de todas formas, el BROU se comprometió a presentar un proyecto de reforma de gestión y de negocios, que permitirá impulsar el crédito para empresas», consideró una fuente.

FUNCIONARIOS. Algunas de las aspiraciones del BROU en materia de su plantilla de funcionarios están sujetas a lo que acontezca en las negociaciones que el Estado mantiene con la Asociación de Empleados Bancarios del Uruguay (AEBU), por un nuevo convenio salarial.

Sin perjuicio de ello, el plan que se trazó la institución tiene como objetivo general una reducción de su plantilla, la disminución de su edad promedio, y la mejora en la capacitación de los trabajadores.

El mayor cambio previsto es la prejubilación —por intermedio de incentivos— de 376 funcionarios que adquirirán causal jubilatorio entre 2004 y 2006.

El BROU piensa que el Estado podría hacerse cargo del régimen de prejubilaciones, por distintas vías, entre las que se encuentra una reducción de las tasas de interés que cobra al BROU por dinero que éste le debe.

En contraparte, el Banco de la República incorporará a 110 funcionarios del Hipotecario, declarados excedentarios. Los ingresos serán producto de una «rigurosa prueba de aptitud y perfil», remarcó una fuente.

Asimismo, ingresará al BROU un ex funcionario del Banco de Crédito (actualmente en proceso de liquidación) por cada tres vacantes que se produzcan en su plantilla. El concepto de vacante no incluye las que deriven del régimen de prejubilación, sino las que surjan de manera «natural», por jubilación de quien ocupaba ese puesto.

De acuerdo con estimaciones del República, ese último mecanismo se traducirá en el ingreso de unos 30 nuevos funcionarios por año, de forma paralela a la jubilación de 90. Los que ingresen desde el Banco de Crédito, serán objeto de una «adecuación salarial», en virtud de que sus sueldos, según las fuentes, generalmente son más altos que los pagados en el República.

El Banco aspira a incorporar funcionarios «jóvenes y con perfil de negocios».

Lo que hace el Central

El Banco Central del Uruguay (BCU) está dispuesto a incorporar 31 de los 500 empleados del Banco Hipotecario del Uruguay, previo proceso de evaluación, dijeron a El País fuentes de la institución.

El BCU estableció condiciones diferenciales para administrativos, auxiliares de servicio, contadores, economistas, escribanos e informáticos. La convocatoria alcanza a los empleados del Hipotecario tanto contratados como presupuestados.

Para los contadores, por ejemplo, se estableció que debían informar sobre su formación profesional, sus conocimientos de inglés, su experiencia profesional, su actividad docente y sus trabajos publicados. También se determinó que debían manejar planillas electrónicas y procesadores de texto, y ser menores de 40 años al 31 de diciembre de 2002.

El período de inscripción venció el pasado lunes; en la actualidad, el Central analiza la información brindada por cada funcionario, para luego realizar las pruebas de evaluación.