El BID y el FMI definen prioridades de asistencia al nuevo gobierno

La recuperación del sector de ciencia y tecnología y la mejora de la gestión tributaria son las áreas prioritarias en las que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) procurará asistir al gobierno que asume el 1º de marzo. En tanto, el Fondo Monetario Internacional (FMI) apunta sus baterías a la gestión del sistema bancario y al manejo de la política monetaria. Ambos organismos también ponen el acento en el presupuesto, su diseño y el monitoreo del cumplimiento de sus programas.
Ayer culminó una ronda de dos días de encuentros entre el futuro titular de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, Carlos Viera, con un grupo de técnicos del BID. Viera señaló a El Observador que el organismo destacó la necesidad de recuperar el sistema nacional de ciencia, tecnología e innovación para contribuir a elevar los niveles de competitividad de la economía.

Viera coincide que Uruguay necesita que varios sectores de la economía sean promovidos a través de la investigación, que quedó virtualmente estancada a raíz de severos recortes presupuestales determinados a partir de la crisis financiera de 2002.

Una vez en funciones autoridades del nuevo gobierno abordarán, también con técnicos del BID, un análisis sobre la inserción del país en la economía internacional.

Asimismo, el nuevo gobierno también analizó con el BID la necesidad de construir indicadores de la gestión presupuestal, que permitan evaluar el cumplimiento de los programas que se incorporen al presupuesto quinquenal.

Los técnicos del organismo también se interiorizaron en las reformas que serán proyectadas en la administración tributaria, a la que podrían apoyar con recursos financieros que serán asignados para incorporar tecnología en la Dirección General Impositiva (DGI), estimó Viera.


Con el FMI. Por su parte el FMI “apoyará lo antes posible” al gobierno electo en asistencia técnica sobre manejo de la política monetaria, la reforma en el sistema financiero y la elaboración del presupuesto nacional, señaló a El Observador el representante residente del FMI en Uruguay, Andreas Bauer. Gran parte del apoyo será canalizado con el arribo al país de expertos que representan al organismo, agregó.

Bauer dijo que el Fondo se propuso “avanzar lo más rápido posible en la confección de una agenda” de asistencia para el país, aspecto que fue discutido en el marco de la visita la pasada semana de una delegación del FMI encabezada por el subdirector gerente del organismo, Agustín Carstens.

El funcionario del FMI afirmó que el sistema financiero uruguayo será evaluado para determinar “si está muy apartado” de los nuevos códigos y estándares de buenas prácticas de supervisión y riesgo que rigen de acuerdo a las normas de Basilea que elaboran los bancos centrales de los países desarrollados.

Por otra parte, Bauer señaló que el FMI pondrá a disposición de la nueva administración de elementos que podrían contribuir al diseño de una metodología eficiente para la elaboración del presupuesto quinquenal.

La asistencia técnica proyectada para este año se cerrará, además, con el envío de expertos de primer nivel para intercambiar experiencias sobre manejo monetario.

Este paquete de asistencia técnica será recibido antes de que Uruguay firme con el FMI un nuevo programa, que deberá garantizar que las reformas programadas por la izquierda sean sostenible desde el punto de vista fiscal.