El billete verde quedó como único refugio de turbulencias.

El resquebrajamiento de la economía de Japón, sumado al fin de la liquidación de posiciones de arbitraje cambiario, ha debilitado al yen, la moneda más rentable del año pasado, en un 7,2 por ciento este año, aun después de la apreciación del viernes de un 0,9 por ciento.

El franco, en tanto, padeció a causa del deterioro del sistema financiero suizo y las amenazas de intervención por parte del banco central para depreciar la moneda frente al euro.

«En estos momentos no hay alternativa al dólar estadounidense», dijo Geoffrey Yu, estratega en Londres de UBS AG, en importancia el segundo operador de divisas del mundo. «Los inversionistas ven que el resto del mundo se desploma, y que el yen ha dejado de ser un refugio».

El Índice del Dólar, que rastrea la evolución de la moneda de Estados Unidos frente al euro, el yen, la libra, el franco, el dólar canadiense y la corona sueca, ha subido un 8,7 por ciento este año, para llegar a 88,39 unidades el viernes, su nivel más alto desde abril del 2006, al buscar los inversionistas cobijo contra la recesión mundial cada vez más profunda.

El yen subió a 97,66 por dólar el viernes en Nueva York hoy, desde 98,42, con lo que reduce la caída de febrero a un 8,6 por ciento, al repatriar los exportadores los beneficios antes de cerrar sus libros del mes. BLOOMBERG