El Central asegura que bancos privados volvieron a ganar dinero desde agosto

El superintendente de instituciones de intermediación financiera del Banco Central, Fernando Barrán, aseguró ayer que «lo que estamos viendo es que (los bancos privados) dejaron de perder plata» desde agosto, y que el República registra ganancias reales desde mayo.

Los bancos privados acumularon en los 10 primeros meses de 2003 pérdidas por 65.000.000 de dólares, pero comparados con los 156.000.000 de dólares que habían perdido en el mismo período del año pasado, consiguieron una reducción efectiva de su quebranto del 58%, razonó.

«Hubo una reestructuración muy fuerte y una reducción importante en los costos» bancarios, comentó Barrán al explicar las razones de ese cambio relativo en los resultados de la banca privada. Reforzó que «los bancos están ahora en una situación en la que están ganando levemente», a pesar de lo cual «no han empezado a dar créditos», dijo. «Lo que están esperando es el incremento de la mejora en el nivel de la actividad económica», especuló.

El Banco República, luego de acumular pérdidas por 145.000.000 de dólares entre enero y octubre de 2002, en los 10 primeros meses de 2003 exhibe ganancias por 6.000.000 de dólares.

Barrán expuso algunas correcciones normativas que el Central introdujo al sistema, y mencionó que actualmente ningún deudor calificado con riesgo cuatro o cinco (los mayores niveles de alarma sobre las posibilidades de recobrar lo prestado), no podrán tener una evaluación mejor que tres («deudor de riesgo») en el resto del sistema.

El funcionario se negó a formular comentarios sobre por qué se había demorado tanto en introducir esta norma, pero relativizó la tardanza afirmando que no son tantos estos casos como lo ha sugerido el presidente del Banco República, Daniel Cairo, y que su impacto sobre el sistema es muy chico de acuerdo a los estudios que hizo el Central. «Había algunos casos, pero era mucho de cuento», declaró Barrán.

Acotó que uno de los motivos que encontró el Central para que estos casos se dieran perjudicando al banco oficial, es que «el Brou es más duro calificando riesgo que el sistema privado: en muchos casos el República calificaba dos o tres a deudores que en el resto del sistema eran uno», bajo las mismas circunstancias.

«Ahora, a un (deudor) categoría tres no se le puede prestar, y esto también se aplica para los deudores que quedaron dentro de los fondos de liquidación de los bancos» cerrados, acotó.

Otra modificación introducida establece que cuando hay un deudor del sistema financiero con deuda vencida, el resto del sistema debe «previsionar al 100%» sus créditos (llevarlos a pérdidas). Antes se obligaba a establecer una previsión del 50%.

LA INDUSTRIA MANUFACTURERA ES EL SECTOR MAS CONFIABLE

La industria manufacturera resulta el sector más confiable para el sistema bancario, el que le cobraba la tasa más reducida del sistema cuando le prestaba dólares en octubre, según información del Banco Central.

Cuando un banco le prestaba dólares a una industria en enero, le cobraba 11,5% anual, pero en octubre habían reducido la tasa a 7,5%, lo que representa una disminución de 34,78%.

El sistema financiero, cuando le prestaba dólares al sector agropecuario en enero, le cobraba 13,9% anuales, pero redujo esa tasa a 9% en octubre, lo que representó una disminución de 35,25% en los primeros 10 meses de 2003.

Al sector servicios le cobraba 15% anual cuando le prestaba divisas en enero, y en octubre había reducido la tasa a 9,8%, lo que significó una disminución de 34,66%.

Al comercio le redujo los intereses por prestarle dólares de 13,3% a 10,1%, lo que representa una disminución de 24,06%; a la construcción le cobraba 12,1% a principios de año, contra 10,6% en octubre, una caída de 12,39%; y a las familias para el consumo pasó de cobrarles 16,5% a los actuales 13,99%, lo que representó una caída de 15,21% en los intereses.

LA MOROSIDAD DEL SISTEMA DECLINÓ A 22% DESDE MARZO

La morosidad del sistema, medida en función de los créditos vencidos sobre el total concedido en moneda nacional y extranjera, se ubicó en 22% en octubre, lo que representó una disminución de 18,51% desde marzo, cuando había alcanzado a su máximo nivel, 27,7%, informó el Banco Central.

«Conjuntamente con el aumento de la morosidad de los créditos brutos al sector no financiero, los bancos privados han aumentado las previsiones por incobrabilidad», comentó la superintendencia de instituciones de intermediación financiera del Banco Central.

Las previsiones en octubre eran 17% del total del crédito vencido.