El comercio pidió a Lacalle modificar las leyes laborales. Reclamo. Por legislación desequilibrada

La Cámara Nacional de Comercio y Servicios (CNCS) planteó a la fórmula presidencial nacionalista la necesidad de volver a discutir las leyes laborales, en particular la que fija normas sobre negociación colectiva por considerar que consagra «un marcado desequilibrio» que «favorece» a los sindicatos. Esta y otras inquietudes fueron planteadas ayer por la directiva encabezada por Alfonso Varela a Luis Alberto Lacalle y Jorge Larrañaga, que se reunieron acompañados por un grupo de asesores, por más de una hora con las autoridades de la CNCS.

En la reunión, la Cámara hizo varios planteos referidos a la regulación de las normas de trabajo, la reforma del Estado, el rol de las empresas públicas, la energía, etc. Los empresarios dijeron a sus interlocutores que las normas laborales aprobadas por el gobierno son de «dudosa constitucionalidad» o, incluso, de clara «ilegalidad», y pidieron analizar su modificación.

Más aún, los representantes del empresariado sostuvieron que hay que «regular» la actividad de los sindicatos y las «ocupaciones» de lugares de trabajo para «ajustarlas a derecho». Reclamaron, asimismo, la «intervención equilibrada» del Estado para «garantizar» la libertad de empresa y de trabajo.

Acerca del funcionamiento del Estado, los representantes de la Cámara enfatizaron en que es imprescindible «cambiar la mentalidad» de los funcionarios estatales, y pidieron que no se los considere como «un enemigo» al que hay que «castigar» y del que hay que «desconfiar», sino, en cambio, como un «aliado» que genera valor y empleo.

COINCIDENCIAS. La opinión de los empresarios coincide en varios aspectos con lo señalado en el programa de gobierno del Partido Nacional. Por ejemplo, hay similitud de pensamiento en que se debe abrir parte del capital de las empresas públicas a su cotización en la Bolsa de Valores, promoviendo el mercado de capitales y mejorando el gobierno corporativo de esas empresas.

Los empresarios también coincidieron con aspectos del programa de gobierno del Partido Nacional en cuanto a que es necesario liberalizar la generación de energía y la importación de combustible refinado como forma inicial para mejorar la matriz energética nacional.

Del mismo modo, plantearon a Lacalle otra coincidencia con su programa de gobierno: que el país apunte a una política de integración más activa con el mundo, firmando Tratados de Libre Comercio (TLC) con varios países, entre ellos con Estados Unidos.

En cuanto se sepa quién ocupará la Presidencia, la Cámara entregará a las autoridades electas una propuesta para reformar el sistema educativo que apuntará a mejorar la relación entre el sistema educativo y el empleo.

Lacalle valoró el resultado de la reunión con la Cámara de Comercio, a cuya sede concurrió acompañado por Sergio Abreu, Ignacio de Posadas, Javier de Haedo, Rodolfo Saldain y Washington Ribeiro.

Las inquietudes planteadas al candidato son «atendibles» aunque «parciales», declaró el presidenciable blanco a la salida de la reunión.