El conflicto bilateral volverá a plantearse en cumbre regional

No creo que haga de esto el tema central. Lo que vamos a hacer los cancilleres es plantear el tema del diferendo otra vez en el Mercosur», dijo el canciller Reinaldo Gargano al ser consultado sobre si el presidente Tabaré Vázquez contestará los dichos de Cristina Fernández.

El canciller afirmó que no habló de esto con el presidente, pero supone «que no le debe haber caído muy bien que en medio de un discurso, donde lo halaga primero, después le tire el tema encima y él no tiene la posibilidad de responder».

A pesar de esto, Gargano aseguró que las relaciones entre Argentina y Uruguay son «correctas» y no existen «engaños».

Al referirse a la suspensión de la cena prevista para los presidentes, Gargano dijo que si «alguien quiere juzgar si la cosa va bien o mal porque se haga o no se haga una cena, es corto de entendimiento». Explicó que las cenas se hacen o no por razones protocolares.

En declaraciones a radio Del Plata, Gargano dijo que le «entristece tener que haber sido el protagonista de una cosa que no generamos nosotros, el gobierno del presidente Vázquez», haciendo referencia a que la autorización a Botnia fue otorgada bajo la administración de Jorge Batlle (2000-2005).

El canciller dijo que si bien la marcha de la negociación puede no haber sido lo que debía, la planta utiliza tecnología de última generación y no contamina. «La planta está trabajando desde hace tres semanas y hasta ahora no ha muerto nadie, ni se le ha caído el pelo a nadie, ni hay denuncias de intoxicación. Entonces, démosle tiempo al tiempo para ver si con el tiempo la gente de Gualeguaychú se convence de que ninguno de sus niños va a morir», concluyó Gargano.

El canciller reiteró su rechazo a la posición del gobierno argentino respecto a los cortes en los puentes internacionales que realizan los asambleístas de Gualeguaychú, y dijo no entender su «inacción» y «tolerancia» frente a estos hechos.

Cumbre. En relación a la próxima Cumbre del Mercosur, Gargano dijo que lo que le importa es que «la presidencia pro tempore sea productiva, se firme el tratado de libre comercio con Israel, avance en la concreción del código aduanero y se superen las asimetrías».

Fuentes oficiales consultadas por El País dijeron que salvo que haya «cambios dramáticos» no se verificarán avances importantes en la presidencia pro témpore uruguaya que culmina el próximo martes. En las reuniones técnicas que se han llevado a cabo en los últimos días en Montevideo, no se lograron acuerdos en los principales temas a solucionar. Aún existen diferencias sustanciales en lo que refiere a la redacción del código aduanero, por lo que las fuentes señalan que difícilmente se llegue a eliminar el doble cobro del arancel externo común en diciembre de 2008 como se pretendía.

Los tres temas prioritarios para Uruguay -la eliminación de las restricciones no arancelarias, las políticas públicas de incentivos y la flexibilidad para negociar con terceros países- aún siguen sin solución y la receptividad a los planteos uruguayos ha sido muy escasa.

Protestas. Miembros de grupos ecologistas de Argentina pidieron ayer el traslado de la planta de Botnia y exigieron al gobierno que declare la emergencia ambiental en todo el país. Encabezados por integrantes de la Asamblea Ambiental de Gualeguaychú, los manifestantes marcharon hacia la Plaza de Mayo donde se leyó un documento respaldado por 300 organizaciones que entregaron en la Casa Rosada.

Al mediodía, pero en Montevideo, un grupo de personas se reunió en la Ciudad Vieja también para protestar por Botnia.