El conflicto con Argentina salió de las prioridades de Vázquez

El presidente, Tabaré Vázquez, sacó la cabeza del conflicto con Argentina y está metido de lleno en la gira que realiza por Oceanía y Asia, dijeron a El Observador fuentes de la delegación uruguaya que lo acompaña en el viaje. Recibe información a diario por intermedio del secretario de la Presidencia, Gonzalo Fernández, y el Servicio de Prensa y Difusión (Sepredi), y en base a ello irá tomando algunas decisiones a lo largo de la gira que hoy lo tiene en Nueva Zelanda.
Desde el exterior decidirá cuándo levantar el cierre de fronteras establecido en Fray Bentos y en base a un informe que elaborará la Cancillería resolverá si es necesario contestar la protesta diplomática hecha el viernes por Argentina, dijeron las fuentes.

También resolverá si concurre o no a la asunción de Cristina Fernández como presidenta el 10 de diciembre. Según los informantes, Vázquez mantiene en pie su deseo de asistir pero sondeará cómo está el clima de aquí en más para tomar la decisión final. Las declaraciones diarias de autoridades argentinas en contra del presidente uruguayo no ayudan al viaje.

El presidente y todo el gobierno uruguayo está tratando de bajarle el perfil del diferendo y dejar que el tiempo actúe. Se prevé que el Consejo de Ministros analice el conflicto en la reunión de hoy, que dirigirá el presidente en ejercicio, Rodolfo Nin Novoa. “Basta de discursos y ahora a la realidad. La empresa comenzará a funcionar y se verá si lo que se auguraba como contaminación existe, si no existe se cierra”, dijo el ministro de Medio Ambiente, Mariano Arana.

En Gualeguaychú, tras la manifestación del sábado, los ánimos están muy calmos y nadie entiende por qué aún se mantiene el bloqueo, ahora desde el lado uruguayo. “Mientras exista el peligro de que se produzca un solo incidente, vamos a prevenirlo. Hay un grupo que se autoelige, que tiene todo el derecho menos el de hacer lo ilegal como bloquear puentes, interrumpir el tránsito, violando el Tratado de Asunción”, dijo ayer en los medios argentinos el canciller uruguayo Reinaldo Gargano.

El ministro de Relaciones Exteriores analizará a partir de hoy la carta de protesta argentina, para informar al presidente y tomar una decisión “con mucha tranquilidad”, dijeron fuentes de la Cancillería.


Mediación. Un gesto de asentimiento con su cabeza fue lo único que hizo el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, cuando los periodistas uruguayos le lpreguntaron ayer si España está dispuesto a seguir mediando en el conflicto entre Argentina y Uruguay por la instalación de Botnia sobre el río Uruguay.

Esa respuesta se dio a la salida de un acto del Partido Socialista Obrero Español en Montevideo. Minutos antes, Zapatero y el canciller español, Miguel Ángel Moratinos, se habían reunido con Nin Novoa y el canciller Reinaldo Gargano. Los representantes uruguayos destacaron que primero fue aceptada la propuesta argentina de ir a la Corte Internacional de la Haya y que Argentina nunca aceptó actuar contra el bloqueo.

Según las fuentes, los españoles dijeron “comprender” la decisión uruguaya, pero alentaron al gobierno a que continúe por la senda del diálogo para buscar una solución que ponga fin al diferendo. “España sigue abierta a ayudar”, dijo Zapatero, quien aseguró que para una solución se necesita “tiempo, paciencia y espera”.