El debate no frenó tren impositivo

El coordinador de la bancada oficialista de Diputados, Anibal Pereyra, dijo a El País que en acuerdo con los senadores del Frente Amplio, se fijó una sesión extraordinaria para el martes 19 a fin de ratificar el cambio de la fecha de entrada en vigencia de la reforma.

El gobierno pretende promulgar el nuevo sistema tributario antes de Navidad.

Ambas cámaras legislativas funcionarán más allá del receso parlamentario, que se iniciará este viernes. La reforma tributaria era una de las iniciativas que la bancada de gobierno quería aprobar antes de fin de año. Paralelamente, en Diputados quedó autorizado ayer que las comisiones del cuerpo podrán reunirse desde diciembre a marzo, mientras funciona la Comisión Permanente del Poder Legislativo.

DEBATE. La sesión de ayer de la Cámara de Senadores comenzó a la hora 10 y culminó sobre la hora 21. Desde el oficialismo, el senador Rafael Michelini (Nuevo Espacio) fue quien presentó el informe en mayoría del Frente Amplio a favor del proyecto. Hubo dos informes en minoría, uno del Partido Nacional a cargo de Sergio Abreu (Alianza Nacional) y el otro del Partido Colorado, por medio de Isaac Alfie (Lista 15).

La oposición cuestionó con fuerza la creación del Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF), los gravámenes a las pasividades, las franjas a los activos, el Impuesto a la Renta de las Actividades Empresariales (IRAE) y las deducciones que se podrán hacer una vez en vigencia el nuevo esquema tributario.

El Frente Amplio optó por una cerrada defensa de la reforma, aunque aparecieron algunos matices de la mano de Alberto Couriel (Espacio 609), que estimó necesario el aumento del mínimo no imponible del IRPF a los activos. Couriel subrayó que respeta, de todos modos, los acuerdos políticos logrados en el interior de la coalición de izquierda para aprobar la reforma.

La oposición fustigó además que la tasa básica del IVA cayera sólo del 23% a 22% y que la mínima se redujera del 14% al 10%. Argumentaron que dado el aumento de la recaudación del Estado, el gobierno estaría en condiciones de que estas rebajas fueran aún más pronunciadas.

La bancada oficialista buscó dejar en claro que el Poder Ejecutivo asumía el compromiso de mantener el equilibrio en las cuentas públicas y que una vez verificado un aumento de la recaudación o el mantenimiento de su actual nivel por efecto de la reforma, se podría ingresar en el estudio de eventuales rebajas adicionales en las tasas del IVA.