El Ejecutivo presentó propuesta; reacciones del PIT-CNT y de cámaras empresariales

El esquema borrador sobre un sistema de negociación colectiva fue presentado el jueves en la Comisión de Legislación del ámbito Compromiso Nacional, por el ministro interino de Trabajo y Seguridad Social, Jorge Bruni. El denominado Compromiso Nacional es un ámbito de trabajo en el cual el Poder Ejecutivo convoca a trabajadores y empresarios a discutir políticas económicas y sociales a desarrollar.

Desde el gobierno se planteó como propuesta inicial un sistema de negociación de tres niveles: un nivel general del que participarían trabajadores, empresarios y gobierno, un nivel de negociación por rama de actividad o sector productivo, sobre la base actual de los Consejos de Salarios, y un tercer nivel, quizás el más innovador, de negociación bipartita entre empresarios y trabajadores en cada empresa o unidad productiva.

Este último nivel planteó una discusión acerca de la obligatoriedad de la negociación colectiva, qué temas pueden negociarse y quiénes son los que legítimamente pueden llevar adelante la negociación. Para Jorge Bermú-dez, delegado del PIT-CNT a la Comisión de Legislación, donde se trata el tema, dijo a LA REPÚBLICA que los trabajadores siempre reclamaron ámbitos de negociación, «por lo que en este tema estamos en la misma línea del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (Mtss).»

Desde la Cámara de Comercio Horacio Castells planteó que los empresarios «han negociado toda la vida». «Aun después de la desaparición de los Consejos de Salarios los empresarios siguieron negociando con el PIT-CNT», afirmó. Reiteró que los
empresarios muchas veces precisan de la opinión de los trabajadores, porque están en contacto directo con el trabajo. Por eso señaló que no hay necesidad de «forzar las relaciones laborales».

Un último punto sobre el sistema de negociación colectiva propuesto por el Mtss plantea la necesidad de instrumentar mecanismos de prevención y solución de conflictos. El ministro Jorge Bruni dijo que la intención del ministerio es institucionalizar por ley la interpretación de que las ocupaciones son una extensión del derecho de huelga.

Este tema, ya polémico en el momento en que se aprobó el decreto 165 del Poder Ejecutivo que permite las ocupaciones, vuelve ahora a entrar en polémica. Castells, dirigente de la Cámara de Comercio, dijo a LA REPÚBLICA que no está de acuerdo con las ocupaciones, porque violan el derecho a la propiedad, un derecho inalienable amparado por la Constitución de la República. Si bien manifestó que la Cámara de Comercio reconoce el derecho de huelga de los trabajadores, alega que no pueden permitirse ocupaciones que afecten el derecho de propiedad. Además dijo que lo único que han conseguido las ocupaciones es la pérdida de trabajo de más personas, porque llevan inevitablemente a la quiebra de las empresas.

Desde la central sindical Bermúdez dijo que el gobierno ha interpretado las ocupaciones como una manifestación del derecho de huelga y que el PIT-CNT está de acuerdo con esa interpretación. En general la central está de acuerdo con la propuesta de los tres niveles de negociación. Bermúdez agregó: «Este es el inicio de un proceso de negociación y es nuestro anhelo que avance de la mejor manera posible.» Señaló que el PIT-CNT fue crítico del manejo que hizo el Poder Ejecutivo del Compromiso Nacional, por falta de contenido real, y que ahora la central sindical pretende participar de forma comprometida y enriquecer ese ámbito con nuevos aportes.