El embajador de EE.UU. reivindicó firma de TLCs

El diplomático realizó ayer su primera presentación pública, dos días antes de recibir sus cartas credenciales, en el marco de un almuerzo organizado por la Cámara de Comercio Uruguay Estados Unidos. Al evento asistieron también los ministros de Economía y Finanzas, Danilo Astori, de Industria, Energía y Minería, Jorge Lepra, de Turismo y Deporte, Héctor Lescano, y de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, Mariano Arana.

En su discurso Baxter destacó su perfil empresarial por sobre el diplomático y puso el acento en lo que calificó como «una reformulación drástica de la dinámica económica de la región» a través del comercio.

«Nuestros acuerdos de libre comercio han derribado viejas estructuras económicas y anticuadas modalidades de hacer las cosas y permitieron abrir mercados para todos los interesados», aseguró el diplomático estadounidense.

Agregó que con los países firmantes de TLCs se está creando «un entorno en el que pueden surgir nuevas empresas y en el que las pequeñas y medianas empresas tienen la oportunidad de crear economías que saquen a la gente del sector informal y la integren al sector formal».

Baxter cuantificó la importancia de estos acuerdos señalando que actualmente comprenden dos tercios del PIB hemisférico. Agregó que como resultado de los acuerdos preferenciales y de libre comercio casi el 85% de todas las mercaderías provenientes de América Latina y el Caribe ingresan a EE.UU. libre de impuestos.

inversiones. Luego de subrayar la importancia que tiene Uruguay para Estados Unidos por las inversiones que este tiene en materia de forestación, agricultura y turismo, Baxter se mostró optimista en que el tratado bilateral de inversiones amplíe la presencia de capitales estadounidenses en Uruguay. Recordó que su país es hoy el principal destino para las exportaciones uruguayas, pero advirtió que «quienes quieran vender en Estados Unidos deben estudiar el mercado y adaptarse a él, para ganar negocios el cliente tiene que ser primero y debe recordarse que la esperanza no es una estrategia y que la realidad es un gusto adquirido».

Optimismo. Por su parte, el ministro Astori reiteró la intención del gobierno uruguayo de profundizar el relacionamiento comercial con EE.UU., para lo cual se trabajará a partir de la firma del Tratado Marco de Inversiones y Comercio.

Dijo que si bien no es posible adelantar qué modalidad se pueda alcanzar, en alusión a un TLC, se mostró confiado en que se logren mejoras comerciales para Uruguay.

Astori sostuvo que la mejora de la inserción comercial en EE.UU. tendrá un impacto muy fuerte en el arribo de inversiones, lo que repercutirá inmediatamente en el empleo.

Dijo que se debe evaluar el impacto que tendría una baja de aranceles para el ingreso de la carne o un acuerdo para el ingreso de textiles. No obstante, aclaró que esto no estará contenido en el acuerdo que se firme en febrero, que sólo será el marco para llegar a un modelo de relacionamiento más profundo.