El EP armó el equipo económico con una pieza prestada por Batlle

El futuro ministro de Economía, Danilo Astori, anunció ayer la integración parcial del equipo económico del gobierno de izquierda, con la confirmación del quincista Eduardo Zaidensztat para que prosiga al frente de la Dirección General Impositiva (DGI), la sorpresiva designación de Gustavo Vilaró como presidente del Banco de Seguros (BSE) y la convicción de que armó “un cuadro para jugar muy bien en primera división”.
Vázquez consideró que estas nominaciones son fundamentales para echar a andar el Plan de Emergencia, al que el Encuentro Progresista le asigna un rol fundamental en su gestión de gobierno.

Además dejó claro, en conferencia de prensa, que el futuro ministro de Economía y sus decisiones tienen tienen todo su “apoyo”.

Astori brindó los nombres de ocho profesionales que ocuparán los cargos medulares del engranaje económico, a excepción de la designaciones que refieren a la Dirección General de la Secretaría del Ministerio de Economía y a la presidencia del Banco Hipotecario (BHU).

Dijo que estas nominaciones se definirán “en los próximos días” conforme al resultado de conversaciones pendientes.

En compañía de los futuros presidente y vicepresidente de la República, Tabaré Vázquez y Rodolfo Nin Novoa, respectivamente, Astori ratificó que Mario Bergara –actual director de la Unidad Reguladora de Servicios de Comunicaciones (Ursec)– lo acompañará en la subsecretaría y que Fernando Lorenzo ocupará la jefatura de la Asesoría Macroeconómica de la cartera.

Luego, afirmó que le pidió a Zaidensztat que se mantenga en la DGI, “fruto de su destacada labor en los últimos tiempos, que se ha reflejado en las cifras de recaudación que han venido evolucionando muy positivamente”.

Por otra parte, anunció la designación de Walter Cancela al frente del Banco Central y de Carlos Viera y Daniel Mesa como director y subdirector de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP).

También confirmó a Fernando Caloia –técnico de su estricta confianza– como presidente del Banco República, cargo en el que el Movimiento de Participación Popular aspiraba colocar a Guillermo Pomi.

Caloia expresó ayer que “siempre coincidió con los lineamientos de Astori”, con quien dijo que tiene “una amistad y conocimiento de muchos años”. El futuro titular del BROU estableció que su objetivo será que la entidad “encare una política de crédito razonable”, aunque precisó que ello sólo será posible “si se recobra la confianza de los depositantes”.

Respecto a Zaidensztat, Astori dijo que su elección se basó “en la percepción de la eficacia de su trabajo y en los acuerdos que existen entre su pensamiento y el programa tributario que promueve el Encuentro Progresista”.

Dijo que confeccionó un equipo partiendo de la premisa de que era necesario “buscar coherencia en los aspectos fundamentales”, al tiempo que aseguró que tiene la confianza de se lograrán los resultados “que el pueblo espera”.

Además, dijo que con un equipo prácticamente conformado en su totalidad el proceso de transición hasta el 1º de marzo “será especializado y profundo”.

En tanto, Vázquez no cerró las puertas para que un representante blanco o colorado ocupe un lugar en el equipo económico, tal como sucedió Zaidensztat.

Señaló que ello sucederá si se dan de los parámetros que incidieron para ofrecerle el cargo al actual director de la DGI, “es decir idoneidad para la tarea y coincidencia en los acuerdos programáticos que se puedan establecer”.

En este sentido, Vázquez dijo que “acá no se trata de repartir cargos vacíos de contenido, sino que deben ser acordes con el programa que la mayoría de los ciudadanos respaldó el 31 de octubre”.