El ex presidente De la Rúa fue procesado por homicidio culposo

El procesamiento, sin prisión preventiva, fue resuelto por el juez federal Claudio Bonadío, que además le declaró un embargo de 20 millones de pesos (unos seis millones de dólares). Es el primer presidente constitucional argentino procesado por semejante delito. La decisión judicial fue notificada a cinco días de las elecciones generales del 28 de octubre.

Además de los cinco asesinatos, De la Rúa fue procesado por más de un centenar y medio de lesionados y heridos que dejó la represión policial.

El abogado defensor de De la Rúa, Miguel Almeyra, afirmó que el procesamiento del ex presidente «es una escandalosa aberración jurídica con fuerte colorido político» refiriéndose a la cercanía del acto cívico.

En su resolución Bonadío también procesó por los mismos delitos al ex vicejefe de la Policía Federal Osvaldo Cannizzaro (el ex titular de la fuerza Rubén Santos ya estaba procesado) y a otros cuatro ex comisarios.

Bonadío ya había procesado al ex secretario de Seguridad Interior de la Alianza, Enrique Mathov y a dos ex comisarios de la Policía Federal.

El juez en su dictamen afirmó que De la Rúa «no usó las herramientas» que disponía como presidente del país para evitar los gravísimos episodios del 19 y 20 de diciembre.

Para el juez, no existen disculpas pues De la Rúa como «experimentado abogado y legislador con importante trayectoria» no puede sostener que ignoraba lo que ocurría en torno a la Casa de Gobierno durante la jornada del 20 de diciembre, cuando miles de argentinos se movilizaron para pedir su renuncia.

De la Rúa finalmente renunció en la noche del 20 de diciembre y abandonó la Casa Rosada en helicóptero, debido al temor de que pudiera ser agredido por los manifestantes. Por los enfrentamientos y las protestas murieron 33 personas en Argentina en esos dos días.

En aquellas convulsionadas jornadas, multitudes airadas recorrían las calles argentinas golpeando cacerolas y exigiendo «que se vayan todos», en alusión a la clase política dirigente.

El abogado del ex presidente afirmó al periodismo que la decisión de Bonadío «no nos sorprende porque la intuíamos» y agregó que «no me tiembla la voz» para decir que encuentro un fuerte colorido político en esta decisión.

El ex presidente argentino argumentó el viernes al ampliar su declaración ante el juez que fue víctima de un supuesto «complot» contra su gobierno adjudicado a la oposición que, a su entender, alentó saqueos, marchas y la rebelión popular.

De la Rúa recordó que debió dictar el «estado de sitio» que justificó la represión policial posterior, urgido por muchos dirigentes peronistas, entre los que mencionó a Carlos Ruckauf, por entonces gobernador de la provincia de Buenos Aires, donde comenzaron los saqueos.

El ex presidente aseguró que Ruckauf le reclamó el estado de sitio «desbordado por los hechos por él mismo desatados» en las populosas comunas que rodean la capital argentina.

De confirmarse el procesamiento dictado por Bonadío, el ex presidente y los ex jefes policiales procesados deberán afrontar un juicio ante el Tribunal Oral.

Fernando Chironi, jefe del bloque de Diputados nacionales de la UCR, partido al que pertenece De la Rúa, evaluó que hay «poca posibilidad de poder vincular penalmente» al ex presidente con los asesinatos cometidos durante la represión.

Empero, Chironi sostuvo que «estamos en un país donde estas noticias suelen ocurrir generalmente cerca de las elecciones y por una rara casualidad siempre aparecen noticias que tienen que ver con la oposición». La UCR apoya al ex ministro de Economía Roberto Lavagna, en estas elecciones.

No es la única causa judicial que enfrenta De la Rúa. Fue procesado en septiembre del año pasado por su participación en el «Megacanje», como se llamó la reestructuración de la deuda externa del país, a fines de 2001, junto con su entonces ministro de Economía, Domingo Cavallo. Muchos creen que eso fue lo que llevó al estallido social. Además, también ha sido citado a declarar por un sonado caso de soborno a senadores durante el año 2000.