El FA anunció ayer modificaciones que fueron consideradas insignificantes por los empresarios.

El polémico proyecto de negociación colectiva del sector privado fue votado ayer con dos modificaciones en la Comisión de Legislación del Trabajo de la Cámara de Diputados y se pondrá a consideración del Plenario el próximo jueves.

Los legisladores del Frente Amplio aseguraron que los cambios introducidos responden a planteos realizados por las cámaras empresariales como “señales” de apertura aunque no fueron recibidos con optimismo por el sector empleador.

La primera modificación indica que los acuerdos relacionados por las condiciones de trabajo serán realizados exclusivamente entre las dos partes sin intervención del Poder Ejecutivo. Antes, la iniciativa preveía que en caso de desacuerdo el gobierno “fallaba” a favor de una de las partes, según explicó a Ultimas Noticias el diputado Juan José Bentancor. Ese aspecto fue cambiado y el organismo que crea la ley sólo se encargará de fijar el salario mínimo.

El segundo cambio refiere a la obligación de intercambiar información entre las partes para facilitar la negociación. Los empresarios plantearon el “riesgo” que implicaba dejar en manos del sindicato información confidencial de la empresa. Por esta razón, los legisladores oficialistas incluyeron en el texto que el incumplimiento de la reserva “hará incurrir en responsabilidad a quienes incumplan”. Bentancor explicó que esta responsabilidad puede constituir hasta delito penal en algunos casos. “Está expresado que si no se guarda reserva habrá responsabilidad de quienes incumplan. Puede ser de cualquier tipo, incluso penal”. Sin embargo, las modificaciones incluidas conformaron “en absoluto” al empresariado.

El asesor jurídico de la Cámara de Industria, Gonzalo Irrazábal, dijo a Ultimas Noticias que el proyecto es “tan negativo” que no mejora con dos modificaciones.

“No se modifica nada; de ninguna forma el modificar uno o dos aspectos cambia el concepto que se tiene del proyecto. Es absolutamente negativo y rechazado contundentemente por todo el sector empresarial”, sostuvo. El agregado que establece responsabilidades legales a quienes utilicen la información confidencial de las empresas con fines ajenos a la negociación no conformó a los empleadores, ya que aseguran no tener garantías de ningún tipo.

“Yo, para ser responsable, tengo que tener alguien enfrente y ese alguien es un sindicato. ¿Qué es un sindicato en nuestro Derecho? No existe, no tiene responsabilidad y no tiene personalidad jurídica. No tengo contra quién reclamar, no son nadie”, explicó Irrazábal. Más allá de fijar que habrá responsabilidades, los empresarios advierten que eso no se cumplirá en la práctica.

En tanto, la modificación referente a dejar solo bipartita la negociación por condiciones de trabajo también fue rechazada como señal hacia el empresariado. “No es que lo aceptaron, es algo impuesto por la OIT”, dijo a Ultimas Noticias el presidente de la Cámara de Comercio, Alfonso Varela. El empresario mantuvo firme su oposición al proyecto por considerarlo “sesgado” y perjudicial para las empresas chicas y medianas. “Bueno sería que tampoco escuchen lo que dice la OIT. Sacaron eso y alguna cosita más, no mucha cosa”, agregó Horacio Castells, representante de la Cámara de Comercio. El organismo internacional “observó” ese aspecto del proyecto de ley.

El proyecto se aprobó ayer en Comisión. Los blancos promoverán una nueva instancia de acercamiento y se reunirán con el Pit-Cnt y con los empresarios para lograr entendimientos. El diputado Álvaro Delgado propuso postergar el proyecto para la próxima legislatura, aunque no tuvo eco. El próximo jueves se aprobará, dadas las mayorías que tiene el Frente Amplio.