El FA decidido a quebrar a los radicales de Adeom

Ante la agudización del conflicto de Adeom con la Intendencia de Montevideo (IMM), la Mesa Política del Frente Amplio decidió intervenir directamente, no sólo para apoyar la gestión de Ricardo Ehrlich, sino para intentar revertir «la campaña» contra la gestión en Montevideo que a su entender realiza Adeom.

El hecho de que integrantes del gremio municipal hayan señalado que el Frente Amplio es el «enemigo» de Adeom, enardeció ayer los ánimos de los integrantes de la Mesa Política, quienes en gran parte consideraron que los radicales mantienen su hegemonía en el gremio «por la omisión de los frenteamplistas» que trabajan en la IMM, según dijeron a El País fuentes de la coalición.

Si bien el Partido Socialista y los representantes del Partido Comunista advirtieron en la dirección del conglomerado que el Frente Amplio debía actuar con «precaución» en el conflicto, otros sectores y algunos delegados de base plantearon directamente que se debía «influir» en el sindicato. Una representante de base consideró que la responsabilidad del tema la tenían los trabajadores adherentes al Frente Amplio que no «se afilian a Adeom y no participan de las asambleas». En tanto una de las representantes de Asamblea Uruguay manifestó su desacuerdo con que la fuerza política pueda «influir» en el sindicato. Otros, entre ellos delegados del MPP, remarcaron que era necesario establecer «líneas de acción» con los trabajadores que integran el comité de base del Frente Amplio en el Municipio, para que defiendan «el programa de gobierno» y la gestión de Ehrlich.

En la Mesa se entendió que el conflicto con Adeom es de naturaleza «política» y que lo intención «de algunos de los dirigentes» del gremio es «afectar» al Frente Amplio. Se criticó además el hecho de que el dinero que ganaron en los juicios contra el Municipio lo utilicen en una campaña contra la coalición de izquierda.

Luego del debate, se dispuso aprobar una declaración de apoyo al intendente y convocarlo para el próximo lunes.

Desenfoque. El dirigente socialista Manuel Nuñez dijo a El País que existe «un desenfoque por parte de algunos gremialistas», al considerar que el Frente es el «enemigo».

«Ni el Partido Colorado, ni el Partido Nacional, ni el Frente Amplio pueden ser enemigos de cualquier gremio. Un gremio no puede tener problemas con un partido político. Existe una concepción político gremial que no tiene claro el papel del gremio y el de la fuerza política», opinó Nuñez. Calificó de «importante y preocupante» el conflicto en la IMM, y estimó que si no se logra un acuerdo «va a ser un problema para el gobierno municipal».

Por su parte, el edil Jorge Meroni del MPP dijo a El País que «los trabajadores frenteamplistas saben cuál es el programa de gobierno y los problemas económicos que tiene la IMM». Señaló que los integrantes del comité de base de los trabajadores municipales «tienen un espacio» en el Plenario y la Mesa Departamental».

En tanto un representante de base adelantó que se «tratará de conjuntar a todos los frenteamplistas de la IMM, para que se afilien a Adeom y reviertan la mayoría radical».