El famoso cuadro ‘El Grito’ robado a plena luz del día

OSLO | AFP y ANSA

Uno de los cuadros más famosos del mundo, «El grito», del pintor noruego Edvard Munch (1863-1944), fue robado ayer en pleno día del museo Munch de Oslo, donde tres individuos armados y enmascarados se apoderaron también de otra obra maestra del mismo artista, «La Madonna», indicó la policía noruega.

«El grito» —una representación de la angustia moderna, que es considerada una de las obras fundamentales del expresionismo— fue robado a mano armada, poco después de la apertura del museo, señaló una fuente policial.

«Los malhechores amenazaron a un empleado con un arma y se apoderaron de los lienzos», declaró a la AFP Hilde Walssoe, responsable de la policía de Oslo.

«Los individuos se dieron a la fuga a bordo de un vehículo negro», agregó la fuente, que precisó que el robo se produjo hacia las 11.00 locales.

Pocas horas después, la policía noruega halló el automóvil usado por los ladrones. Fragmentos de las pinturas fueron hallados en el interior del vehículo.

ALARMAS. Algunos testigos se declararon sorprendidos por las pocas medidas de seguridad que rodeaban las dos obras más importantes del museo.

Según los testigos, los ladrones simplemente descolgaron los cuadros de la pared, y no sonó ninguna alarma.

«Lo que es sorprendente es que los dos cuadros estaban colgados por hilos finos en la primera sala, la más cercana a la salida», señaló Francois Castang, un productor de una radio francesa que estaba en el museo Munch en el momento del robo.

«No había ningún control, ningún sistema de seguridad, ninguna alarma. Casi dan ganas de llevarse» las pinturas, agregó.

Pero un vocero de la policía noruega, respondiendo a las críticas, indicó que «El Grito» estaba conectado a un sistema de «alarma silenciosa».

TRES VERSIONES. De acuerdo con las autoridades del museo, las obras robadas están entre las más valiosas. Se estima que «El Grito» valdría entre 50 y 60 millones de euros, mientras que «La Madonna» unos 18 millones de euros.

El museo Munch cuenta con tres versiones de «El Grito». Una fue la robada ayer, mientras otras dos permanecen guardadas en depósito.

Una cuarta versión, exhibida en la Galería Nacional de Oslo, había sido robada el 12 de febrero de 1994 durante una ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos invernales de Lillehammer. La obra fue hallada el 7 de mayo de ese año.

«No hemos protegido suficientemente nuestros tesoros culturales», lamentó la ministra noruega de Cultura, Valgerd Svarstad Haugland, que se dijo conmocionada por el robo.