El FMI pidió un encuentro con economistas del Frente Amplio que se realizará hoy

El pedido de la misión visitante era analizado anoche en la coalición desde dos perspectivas, una política, y la otra eminentemente técnica. El sólo pedido de la reunión era considerado como una clara señal política, a la luz de lo que están afirmando las encuestas de intención de voto para octubre, señaló una de las fuentes. Señaló que, más allá de los contenidos que se aborden en esa reunión, el sólo hecho de que se la haya pedido está anticipando a los uruguayos que se abre hoy la posibilidad de cinco años de negociaciones con este sector político.

La reunión fue solicitada sin que se precisaran los temas que se procura abordar, y los cuatro técnicos que representarán al Encuentro Progresista-Frente Amplio irán al encuentro con la decisión de limitarse a escuchar, afirmó una fuente técnica a este diario.
La delegación fue integrada por Walter Cancela, Daniel Olesker, Guillermo Pomi, y Carlos Viera, siguiendo el ordenamiento alfabético de las iniciales de sus apellidos.

En ámbitos políticos de la coalición se especulaba con la necesidad de los técnicos de conocer el grado de respaldo que estarían dando los especialistas de esa fuerza política, a algunos puntos todavía delicados en la economía uruguaya. Mientras algunos afirmaban, con notorio espíritu triunfalista, que este pedido debía ser inscripto como una señal más del éxito electoral de la izquierda, otros, más cautos, lo inscribían en la necesidad de alcanzar una comprensión completa sobre la evolución posible de la economía, dijo una fuente política, que al igual que las demás, prefirieron no ser identificadas.

La misión del FMI está encabezada por Andrew Wolfe, un especialista en temas fiscales vinculados a la aceleración del crecimiento económico, y a la reestructuración bancaria, a quien acompaña el representante permanente del organismo en Montevideo, Andreas Bauer.

Los técnicos visitantes expusieron una particular preocupación por la reestructura de los bancos públicos, y la terminación del procedimiento de liquidación de los cuatro bancos clausurados, dijo una fuente del equipo económico, que tuvo una visión global, y también detallada, sobre el desarrollo de las reuniones. «Ellos (los técnicos del FMI) están muy preocupados con que se termine la reestructura de los bancos», explicó.

Agregó que las metas comprometidas y ratificadas en la cuarta revisión del acuerdo se han cumplido con holgura, con un superávit primario en el primer trimestre de 2004 muy próximo a 3,50%, tres décimas sobre el compromiso establecido. «Además, la recaudación (fiscal) de abril superó todo lo mejor que ellos (el ministro de Economía y Finanzas, Isaac Alfie; el director de Planeamiento y Presupuesto, Ariel Davrieux; y el presidente del Banco Central, Julio de Brun), esperaban», explicó.

Sobre la base de esos resultados, el informante insinuó que existía mucha tranquilidad en el gobierno sobre los resultados que arrojaría esta visita técnica del FMI, pero reconoció que se encontraron con una particular insistencia sobre la necesidad de completar las reformas estructurales del sistema bancario.

El presidente del Banco República, Daniel Cairo, declaró después del encuentro con la misión del FMI un optimismo que contrastó con el comentario de la fuente del equipo económico que habló con este diario. Cairo refirió a la inquietud de los técnicos del organismo internacional por la puesta en marcha del fideicomiso al amparo del que se procura gestionar las carteras de crédito más pesadas del Banco República, pero afirmó que se les había comentado que esa preocupación no tenía fundamento.

Comentó que la preocupación de los técnicos no tiene fundamento, porque no reconocen que las cosas se están haciendo a un «ritmo uruguayo», a lo que contrapuso los resultados que se les está mostrando a los visitantes.

Reveló que mientras el FMI se oponía a que el Banco República adelantara la devolución de la segunda etapa de los depósitos acorralados en la institución y reprogramados a tres años, el ministerio de Economía había dispuesto cumplir con el anticipo. Señaló que como resultado de esa medida, el Brou consiguió que más del 95% de los depositantes mantuviera sus capitales en el banco, desempeño que los técnicos del FMI no esperaban