El FMI ve a la banca más sólida para enfrentar crisis

Ese es uno de los ítems que contiene la nota pública sobre la revisión por el artículo 4° (que se hace en todos los países miembros del organismo cada dos años), que el Directorio del FMI aprobó el lunes.

Varios directores del Fondo se mostraron complacidos por la reforma de la Carta Orgánica del Banco Central (BCU), que al “aumentar la autonomía” del BCU será un paso significativo “para introducir en el mediano plazo un esquema de inflation-targeting” (régimen de objetivos de inflación) que colaborará en el cometido de reducir la inflación). Los directores encomendaron a las autoridades “incrementar más la transparencia de la política monetaria y del tipo de cambio, para ayudar al mercado a comprender mejor” las acciones del BCU.

El FMI también saludó la restauración de la flexibilidad del tipo de cambio después “de períodos de rigidez a comienzos de 2006”. Desde el organismo se llamó a aprovechar la situación para incrementar las reservas externas que “continúan bajas para una economía dolarizada”. De todas maneras, “aumentar las reservas” no debería hacerse “sacrificando la flexibilidad del tipo de cambio”, agregan.

En tanto, algunos directores expresaron su “preocupación” por las demoras en la implementación de las reformas de las cajas paraestatales (Policial, Militar y Bancaria). El FMI apoya la repriorización de reformas realizada por el gobierno y le aconseja seguir avanzando en reformas para “mejorar la efectividad del gasto público y la performance de las empresas públicas”.

Los planes del gobierno en asociaciones público-privadas (como la de los ferrocarriles y el puerto) fueron apoyados por los directores del FMI, quienes recomiendan, “que las autoridades comiencen con pequeños proyectos para crear experiencia en el manejo de los riesgos de las sociedades”.

Para los directores del organismo, que Uruguay sea capaz de lograr un “crecimiento (económico) alto y sostenido será crítico” para “mejorar las condiciones sociales”, asegurar la sustentabilidad fiscal y de la deuda y apoyar a un sistema financiero saludable.

Asimismo, el organismo multilateral saludó la agenda pro-crecimiento del gobierno y apoyó las políticas tendientes a incrementar la expansión y diversificación del comercio.