El Frente Amplio trabará un eventual TLC con Estados Unidos

La posibilidad de que Estados Unidos vuelva a ofrecer a Uruguay negociar un Tratado de Libre Comercio (TLC) fue recibida con los brazos abiertos por los candidatos a la Presidencia del Partido Nacional y el Partido Colorado, mientras que volvió a encontrar un fuerte rechazo en filas del Frente Amplio.
Luis Alberto Lacalle y Pedro Bordaberry se mostraron dispuestos a negociar con la Casa Blanca un acuerdo de esas características si acceden al gobierno en marzo del año próximo.

Pero en el oficialismo las posiciones continúan divididas. Mientras el candidato a la vicepresidencia, Danilo Astori, se mostró abierto a discutir en el futuro “nuevas alternativas” comerciales con Washington, sectores como el Partido Socialista y el Partido Comunista advirtieron que el programa de gobierno de la izquierda para el próximo período rechazó expresamente la firma de un TLC con Estados Unidos.

El gobierno de Barack Obama está dispuesto a negociar nuevamente con Uruguay un Tratado de Libre Comercio, si es que encuentra eco en el gobierno de turno. Así lo dijo el miércoles a El Observador Christopher McMullen, subsecretario de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de la administración Obama.

Lacalle dijo a fines de julio que fue un error del gobierno de Tabaré Vázquez rechazar el TLC con EEUU. “La más linda del baile mira una vez y si no la invitan, sonamos”, comentó el candidato nacionalista. Lacalle está a favor de un TLC con Washington porque “es como tener la tarjeta platino y eso en el mundo pesa y sirve para las inversiones y para ordenar la economía”.

El candidato colorado coincide. “El tren pasó una vez y lo dejamos, si tenemos la suerte de que pase de nuevo hay que tomarlo, no tengo dudas”, dijo Bordaberry ayer a El Observador. Explicó que hoy la carne uruguaya paga 26% de arancel para ingresar a Estados Unidos fuera de la cuota establecida, lo que se eliminaría con un TLC. “Un acuerdo así es todo beneficio para Uruguay”, sentenció.

En el Frente. Aunque no adelantó opinión al respecto, Astori dejó la puerta abierta. “Sobre temas comerciales siempre hay que hablar, sobre todo en un país como Uruguay que necesita mejorar sus relaciones comerciales con todo el mundo y en especial con Estados Unidos. Nuevas alternativas se verán en el futuro”, dijo el compañero de fórmula de José Mujica.

Mientras fue ministro de Economía de Vázquez, Astori impulsó con fuerza el TLC con Estados Unidos. Una vez fuera de la cartera y con la crisis económica internacional a la vista, Astori reconoció que fue mejor no firmar un acuerdo así con Washington, como decidió Vázquez a fines de 2006.

El candidato a vice del FA destacó que Uruguay ya tiene con EEUU un tratado de protección y promoción recíproca de inversiones, y el TIFA (acuerdo marco de comercio), y aseguró que si vuelve a ser gobierno seguirá explorando esa vía.

Para otros en la izquierda mencionar la sigla TLC genera escozor.

El senador y secretario general del Partido Comunista, Eduardo Lorier, advirtió que el FA definió en su programa de gobierno 2010-2015 que no firmará un TLC con EEUU. “Está más claro que en el programa anterior”, dijo a El Observador, en referencia al que Vázquez aplica actualmente.

El programa para un segundo gobierno de izquierda dice textualmente: “Un TLC en los términos y con las condiciones de los que Estados Unidos ha firmado con Perú o ha propuesto a Colombia es incompatible con las necesidades y los objetivos del desarrollo nacional. Tales términos y condiciones, referidos a normas de competencia, compras gubernamentales, propiedad intelectual, servicios y barreras técnicas al comercio, tampoco son aceptables introducidos en otros acuerdos tipo TIFA o similares”, señala el documento.

El presidente del Partido Socialista, Reinaldo Gargano, y el secretario general de esa fuerza, Eduardo Fernández, advierten que solo en conjunto con el Mercosur se podría negociar un TLC con Estados Unidos. “Estamos en contra, ahora y también en un nuevo gobierno del Frente. El imperio es el imperio. Con Estados Unidos no se puede negociar en soledad”, advirtió Fernández.

Gargano dijo que su oposición es porque Estados Unidos no elimina sus aranceles, mientras que Uruguay sí lo hace. “Yo estuve y estoy en contra porque no nos daban nada a cambio”, sentenció. Antes de ofrecer nuevamente un TLC a Uruguay, Obama debe definir su política para la región