El fuego se adueñó de Guazuvirá y el Cerro.

En el balneario Guazuvirá se quemaron, en la víspera, unas 300 hectáreas. Allí debieron trabajar cinco unidades del Cuartel Centenario, Parque del Plata y Jaureguiberry, apoyadas por helicópteros de la Fuerza Aérea y personal de la Intendencia de Canelones, dijo el jefe de Relaciones Públicas de Bomberos, Carlos Nicola.

Otras 50 hectáreas ardieron ayer en la zona de Santa Catalina, mientras que unas pocas se quemaron en la ladera del Cerro de Montevideo. Ambos focos ígneos pusieron en riesgo viviendas. En el balneario Santa Catarina, los bomberos detuvieron la línea de fuego a 10 metros de 43 casas.

Vecinos de Guazuvirá, Santa Catalina y del Cerro capitalino señalaron que los incendios fueron generados por personas que pasaban por el lugar.

La profunda sequía que ya dura varias semanas, las ramas secas ubicadas debajo de los árboles, la falta de agua en los campos y la mugre acumulada de varias años en los bosques, generaron ayer decenas de focos ígneos de distinta entidad.

«Se quema medio Montevideo. No tenemos vehículos suficientes. Es impresionante», relató ayer a El País una operadora del Servicio de Emergencia de Bomberos.

CANELONES. Al caer la tarde de ayer, el fuego no había podido ser controlado en el balneario Guazuvirá. La espesa vegetación del lugar -en su gran mayoría follaje seco y ramas de todo tipo- complicaba el trabajo de los bomberos.

El incendio se desarrolló a la altura del kilómetro 59.800 de la doble vía Montevideo-Punta del Este. Gracias al viento, el foco ígneo consumió el bosque de eucaliptos ubicado a los dos lados de la avenida de ingreso al balneario Guazuvirá.

Los eucaliptos de unos veinte metros de altura fueron destruidos en apenas segundos por el fuego que se desplazaba por el lugar consumiendo el follaje seco depositado sobre la superficie.

Los vecinos del balneario denunciaron a las autoridades policiales que el fuego comenzó en las últimas horas del domingo cuando unos monteadores, que se encontraban trabajando en el paraje conocido como los «campos de Ambrosio», encendieron un fuego para calentar agua. Poco después, el mismo se les fue de control. Una vecina del lugar interceptó a un policía en moto que circulaba por el lugar y radicó la denuncia correspondiente.

«Para mi fue un muchacho que andaba por ahí en el monte que fue quien prendió el fuego. Le pregunté si había sido él, pero me respondió que no», dijo a El País uno de los vecinos del balneario.

MONTEVIDEO. Unas 50 hectáreas de bosques ubicada en el balneario Los Cilindros (Santa Catalina) ardieron ayer desde las 15 horas hasta el final de la tarde. En el lugar trabajaron dotaciones de las unidades del Cerro y Belvedere, dijo Nicola.

Varios vecinos dijeron a El País que es posible que el fuego se haya iniciado por unos sujetos que pasaban por el lugar. «Esto empezó por un descuido. Ahora si se levanta el viento y el fuego pasa para este lado de la calle, deberemos levantarnos e irnos», dijo el empleado de UTE, Walter Machado.

En la ladera del Cerro, ardieron ayer unas cinco hectáreas. Las casas se encontraban a unos 100 metros de los focos.

Wilson Savedera, un obrero de la construcción que vive enfrente de la zona que se quemaba, dijo que había llamado en varias oportunidades a Bomberos y que no había podido comunicarse.

«Dos adolescentes venían caminando muy rápido desde la playa del Cerro. Tal vez tiraron un cigarro y siguieron», dijo.

Según Savedera, no es la primera vez que ese predio se quema. «Por acá pasa mucha gente», explicó.