El gobierno argentino ahora presiona a los ambientalistas

A lo largo del fin de semana, las autoridades de la gobernación de Entre Ríos realizaron diversas gestiones ante los ambientalistas para el levantamiento de los cortes, condición puesta por la administración de Tabaré Vázquez para iniciar una instancia de diálogo.
Asimismo, el jefe de gabinete argentino, Alberto Fernández, dijo que «sería bueno» la suspensión de las protestas para «poder abrir el diálogo y garantizar que esas fábricas se desarrollen sin contaminar el medio ambiente».

Con este objetivo, Fernández instó a «todos a poner un esfuerzo, lo que no significa renunciar a nuestros derechos».

De esta forma, el gobierno de Néstor Kirchner se pronunció por primera vez públicamente sobre el corte en los puentes.

A pesar de esto, la situación en los pasos fronterizos de Gualeguaychú y Colón sigue incambiada, tras la decisión de las respectivas asambleas de hacer caso omiso a las solicitudes formuladas desde los ámbitos provincial y nacional.

En vista de esto, y en caso de que fracasen «todas» las tratativas, el gobernador Jorge Busti anunció su intención de acudir a la Justicia para asegurar el libre tránsito.

«Como Ejecutivo provincial, soy responsable de la transitabilidad en mi provincia. Por eso, vamos a agotar la vía del diálogo y el lunes tomaremos las medidas que sean necesarias», señaló Busti a medios locales.

Aclaró que «un pedido de acción judicial» para que los asambleístas abandonen las protestas será «la última instancia», pero no descarta presentar la denuncia esta misma semana si persisten los cortes.

A efectos de agotar las vías de diálogo, el vicegobernador de Entre Ríos, Pedro Guastavino, mantuvo sábado y domingo encuentros con varias organizaciones de Gualeguaychú. En tanto, Busti dialogó con la Asamblea Ambiental de Colón.

Ambos jerarcas habían pedido el viernes pasado una tregua de 30 días, período durante el cual los manifestantes podrían mantenerse «al costado de la ruta». Con el objeto de facilitar este repliegue, Busti adelantó que hoy solicitaría a la Justicia impedir el paso de los camiones con destino a la construcción de las plantas.

CONCENTRACIÓN DE APOYO
La Asamblea Ambiental de Colón votó ayer por continuar con el corte en el puente Gral. Artigas, mientras que el grupo de Gualeguaychú ratificó una idéntica decisión adoptada el viernes pasado.

Como apoyo a ambas resoluciones, ayer se concentraron cientos de personas en la ruta internacional 136, donde la medida ya lleva más de un mes.

El ambientalista Edgardo Moreira dijo a Ultimas Noticias que en ambos grupos existe «un estado de reflexión, pero también de firmeza» ante los diferentes pedidos para el cese de las protestas.

«Sabemos que estamos violando el derecho del libre tránsito, pero el gobierno uruguayo también ha violentado el Tratado del Río Uruguay y otros acuerdos y tratados binacionales e internacionales», sostuvo.

Moreira aseguró que en este contexto les cayó como «un baldazo de agua fría» las palabras pronunciadas por el presidente Vázquez durante la inauguración de la cosecha del arroz.

Allí, el mandatario expresó su convicción de que «vamos a avanzar a solucionar ese problema», para lo cual existen «dos condiciones inamovibles». La primera es «que se tienen que levantar los piquetes, ilegales e irregulares, que se están llevando adelante en la República Argentina; y la segunda, es que la construcción de las plantas no se detiene».

Para Moreira, la afirmación de Vázquez sobre que las obras no se detienen, «demuestra que no hay un gesto por parte del gobierno uruguayo».

Según el ambientalista, «nosotros flexibilizaríamos nuestra posición si Uruguay tuviera el gesto de detener las obras como lo pidió Kirchner».