El gobierno busca frenar caída del precio del dólar

La declaración del ministro de Economía, Isaac Alfie, sobre que el dólar no va a caer mucho más y que llegó a su punto de equilibrio no fue sólo un acto de fe. Además de buscar modificar las expectativas en el mercado existen señales desde el equipo económico que se utilizarán instrumentos para atenuar la caída del dólar, según confirmaron a El País fuentes de gobierno.

A pesar de que el martes el dólar subió, ayer volvió a caer levemente, presagiando que habrá que esperar a que el mercado asuma que el dólar llegó a su piso.

En estas semanas los distintos actores de gobierno habían confirmado las diferencias que existían sobre el manejo del tipo de cambio entre Alfie y el titular de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, Ariel Davrieux con la posición esgrimida por Julio de Brun desde el Banco Central.

La frase escuchada ayer de un alto funcionario fue clara sobre el cambio reciente en las diferencias entre las partes. «Estaban en posiciones diferentes, ya no», confió un testigo privilegiado del día a día del equipo económico.

La decisión del Central de no convalidar las tasas que ofreció el mercado en la última semana en las licitaciones en las Letras de Regulación Monetaria puede ser un primer paso. Al no aceptar todas las ofertas como lo hizo durante meses, hace que haya pesos que queden en el mercado y den más liquidez a la moneda. Además en cierta forma si las tasas son más bajas se podría perder el atractivo en colocar los pesos en letras.

Además de estas acciones existen otras medidas, como el aceleramiento de los repos y el manejo de las tasas de interés de las Letras de Tesorería, para buscar atenuar una mayor caída del dólar, admitieron fuentes oficiales. Es que las expectativas dentro del gobierno no es que suba sino que se mantenga o se deprecie poco más ya que en realidad estarían dadas «todas las condiciones» para que la divisa siga cayendo.

«Hay como ocho buenas razones para que el dólar tenga el comportamiento que tiene, todas válidas y todas de mercado. No es un fenómeno inducido y nada que se le parezca», dijo Alfie ayer en radio Carve.

En el Ministerio de Economía dijeron a El País que el precio actual del dólar es «razonable» y permite seguir siendo competitivos a los exportadores. Reconocieron que sí existe una «señal» del Central al mercado.

La preocupación por controlar la inflación —que es la misión del Central— se atenuó en las últimas semanas lo que da aire para ser más flexible en la política monetaria. «La inflación en setiembre fue baja y en octubre seguirá igual», auguraron en Economía.

PULSEADA. En el mercado la pulseada está planteada según reconocieron gerentes de AFAP y de mesa de dineros de los bancos. Las declaraciones de Alfie a la agencia Bloomberg, sobre que el dólar llegó a su piso, fueron comentadas entre los agentes que vieron un evidente intento de marcar las expectativas del mercado y de «marcar un piso al dólar».

Según los ejecutivos la señal del Central de que no tomará ofertas por más de determinadas tasas pone a los bancos en la disyuntiva de aceptar los rendimientos ofrecidos o quedarse con los pesos. «Si los bancos se empiezan a atorar con los pesos pueden aceptar las tasas del Central o considerarlas poco atractivas y tener que volcarse al dólar», dijo un agente.