El gobierno coloca bono externo en dólares a doce años de plazo

En los últimos días el agente colocador de esos títulos -Citigroup Global Markets Inc.-comenzó a recoger pedidos de compra de inversores del exterior, pero las suscripciones entre agentes europeos no habían alcanzado hasta ayer los montos esperados y el cierre de la emisión se postergó probablemente para hoy jueves 14, agregaron los informantes. A nivel local, corredores aseguraron que Citigroup comunicó poco después del mediodía de ayer a las autoridades de la Bolsa de Valores de Montevideo, que la suscripción entre esos agentes finalizaría a las 16 horas (local), lo que fue considerado un plazo exiguo para que sus clientes tomaran una decisión sobre la inversión propuesta.
Según las fuentes, se estima que esa emisión rondará los U$S 300 millones, aunque el monto final depende de la demanda que se produzca a último momento.
El Poder Ejecutivo había autorizado el mes pasado al Banco Central a emitir bonos en el exterior por hasta U$S 500 millones este año.
Será la primera emisión del nuevo gobierno de izquierda que se instaló en marzo.
La última colocación en los mercados internacionales realizada por Uruguay se concretó en julio de 2004. En esa ocasión emitió un Bono Global en pesos, por el equivalente a U$S 250 millones, a un año y medio de plazo.
Según fuentes financieras, el nuevo Bono Global con vencimiento en el 2017 comenzará a cotizar en los mercados el miércoles 20,
pagará interés fijo en forma semestral (en abril y octubre de cada año) y amortizará el capital al vencimiento.

Hacia el investment grade. El subsecretario de Economía y Finanzas, Mario Bergara, dijo ayer durante una charla con empresarios, que el gobierno se propone reducir gradualmente el peso de la deuda pública -en torno al 60% del PBI al final del período- y señaló que si eso se concreta el país estará en-camino de recuperar el grado de inversión no especulativa («investment grade») que perdió a comienzos del 2002. Acceder otra vez a esa categoría le permitiría al gobierno obtener financiamiento a tasas de interés menores, razonó el funcionario.
Reiteró el compromiso de la administración del Encuentro Progresista de tener una «conducta fiscal rigurosa», aunque admitió que «hay algún margen para la recomposición de los gastos». En esa línea, afirmó que el superávit fiscal antes del pago de intereses (primario) logrado en los últimos años se dio básicamente por una «baja sustancial de los salarios públicos» y las pasividades, y una «virtual desaparición de la inversión pública», lo que a su entender «no puede continuar» en adelante.
Bergara dijo que el gobierno proyecta para este año un déficit fiscal global equivalente a 1,6-1,7% del PBI, y un superávit primario en torno al 3,5%. Agregó que a largo plazo el superávit primario «estructural» será superior a 4% del Producto. Indicó que esos resultados fiscales permiten asegurar el cumplimiento del pago de la deuda pública uruguaya.
El subsecretario de Economía y Finanzas señaló que las autoridades realizan esas proyecciones sobre la base de un entorno de crecimiento de las economías vecinas, el debilitamiento del dólar respecto a otras divisas, y una suba en las tasas de interés internacionales «no dramática pero sí sensible» para el país.

Precios. La colocación del nuevo título se hizo en un contexto de mayor demanda de bonos de países emergentes al inicio de esta semana, entre ellos del gobierno uruguayo. En eso incidió la baja en el rendimiento de los bonos soberanos estadounidenses (a 4,3% ayer), lo que llevó a algunos fondos de inversores internacionales a adquirir títulos de países emergentes, dijeron fuentes financieras. Además, en el mercado local algunos inversores compraron bonos con la intención de venderlos más adelante a una cotización mayor, para obtener una ganancia, aseguraron corredores de bolsa.
Sin embargo, ayer miércoles hubo una desvalorización de los títulos uruguayos en circulación, debido a que algunos inversores vendieron bonos para adquirir la nueva serie de Globales colocada ayer con un rendimiento superior, dijeron corredores.
En ese marco, el precio promedio de los Bonos Globales que tienen mayor circulante -que vencen en 2011,2015 y 2033- finalizó ayer en 92% de su valor nominal. En lo que va del mes, la suba más significativa se registró en la cotización de ese título externo con vencimiento más cercano.
Al inicio de esta semana el «riesgo país» de Uruguay se había estabilizado en torno a420 puntos básicos (4,2%), pero ayer se dio un incremento -a 436 puntos básicos- por la combinación de un aumento del rendimiento de los bonos uruguayos y el descenso del retorno de los títulos soberanos de Estados Unidos.
La cotización media de los Bonos del Tesoro, que cotizan únicamente en las bolsas locales, aumentó esta semana (a 87,9% ayer los que pagan interés fijo y 89,3% los de tasa variable).
La operativa en las bolsas de valores locales fue por unos dos millones de dólares cada día esta semana.

Letras. El circulante de las Letras de Tesorería en dólares que emite semanalmente el BCU siguió disminuyendo en marzo, debido a que las emisiones fueron por montos menores a los vencimientos. Al finalizar dicho mes el circulante de esos títulos se ubicó en U$S 526 millones (U$S 570 millones al concluir el 2004).
Ayer miércoles el BCU emitió U$S 10 millones en esas Letras en dólares, con amortización a dos años de plazo. Por esa colocación pagó un tasa máxima de 6,05 % y una media de 5,99%, las que fueron inferiores a las pagadas la semana anterior.
La autoridad monetaria recibió pedidos de compra de esas Letras; fueron por U$S 26 millones, un monto menor al demandado por los inversores la semana anterior (U$S 34,5 millones).