El gobierno estudia un nuevo ‘gasoil productivo’

Mientras ayer de tarde ANCAP anunciaba una nueva suba de los combustibles (3,6% en promedio), explicada por el alza del petróleo a nivel internacional, que incluso en el mes de julio alcanzó su cotización récord, fuentes ministeriales informaron a El Observador que el gobierno tiene en carpeta una nueva versión “de gasoil productivo”, pero en principio sólo para el transporte de pasajeros.
Ese proyecto lo analiza el Ministerio de Transporte con sus técnicos, y no hará anuncios hasta que esté definida su instrumentación para evitar el fracaso que significó la primera versión de “gasoil productivo” que proponía un régimen de subsidios al transporte de carga y pasajeros, agro eindustria.

Fuentes de esa secretaría de Estado dijeron a El Observador que la nueva iniciativa “aún está verde” y si bien el plan piloto se hará con el transporte de pasajeros, luego se buscará extenderlo al de carga.

Incluso ayer, Daniel Martínez, presidente de ANCAP, al explicar el aumento tarifario, que rige desde la pasada medianoche, dio algunas pistas al señalar que “se estudian alternativas” para el transporte “para que tenga algún retorno”, pero se excusó de adelantar detalles.


Aumento. El ajuste tarifario de los combustibles (ver gráfica) hizo que ANCAP estableciera como precio de referencia un barril a US$ 75 y el dolar a $ 24,5. Sin embargo ayer el valor del petróleo volvió a subir y el barril de crudo West Texas Intermediate cerró a US$ 75,8, es decir, superando el nuevo valor marco que utilizará ANCAP para sus próximas compras.

El alza internacional del petróleo se explicó por las tensiones políticas y el escenario de guerra entre Israel y Líbano, pero también por los temores del mercado de que la tormenta tropical Chris se convierta en el primer huracán de la temporada, dañando las instalaciones petroleras en el golfo de México.

Martínez dijo que ANCAP continúa buscando bajar sus costos y señaló que se iniciaron gestiones con la Intendencia de Montevideo para disminuir “la tasa de inflamables”, que tiene un costo anual para el ente de entre US$ 5 millones y US$ 6 millones. También al Ministerio de Economía se le planteó eliminar el “Impuesto a la compra de moneda extranjera”, que en 2005 tuvo un costo para la petrolera superior a US$ 11 millones.

El de hoy es el quinto aumento de combustibles que aplica el actual gobierno. En noviembre de 2005, el ajuste había sido a la baja. El supergás y el keroseno mantienen sus tarifas hasta el próximo 15 de setiembre. En este marco el ministro de Economía, Danilo Astori, dijo ayer a El Observador que el incremento de los combustibles no tendrá “un mayor impacto en la inflación de agosto”.

POR LEONARDO LUZZI DE LA REDACCIÓN DE EL OBSERVADOR