El gobierno ‘K’ compra el fútbol Negocio por televisación

BUENOS AIRES | LA NACIÓN/GDA,

AP Y AFP

La AFA rompió ayer sus lazos con Televisión Satelital Codificada, empresa de Clarín y Torneos y Competencias, tras venderle por 18 años los derechos de televisación del fútbol. La Asociación encontró un mejor cliente: el gobierno kirchnerista.

«En el nombre del Comité Ejecutivo de la AFA, les vengo a informar que el vínculo entre la AFA y la empresa TSC que comercializaba los derechos acaba de finalizar. La decisión fue unánime y presenciada por 102 dirigentes», señaló a la prensa el director de Medios y Comunicación de la entidad, Cherquis Bialo.

El acuerdo se selló tras supuestas reuniones, negadas por el oficialismo pero confirmadas por la prensa, entre el ex mandatario Néstor Kirchner y el presidente de la Asociación de Fútbol Argentino (AFA), Julio Grondona.

Cuatro fuentes distintas, tres presidentes de clubes y un hombre de injerencia en la AFA, confirmaron la cuantiosa oferta del matrimonio presidencial: el gobierno de Cristina Fernández se haría cargo de los derechos del fútbol por 600.000.000 de pesos argentinos (156.182.212 dólares) anuales. Televisión Satelital Codificada (TSC) pagaba 268 millones de pesos (69.761.388 dólares). Y Grondona rompió ayer el documento que le garantiza los derechos de televisación de los partidos hasta 2014.

El kirchnerismo, entonces, firmaría un contrato por 10 años con la AFA, lo que le significará el pago de unos 6.000 millones de pesos (US$ 1.561.822.120). Esto, en medio de la crisis económica internacional y de las continuas críticas opositoras por la multiplicación de la pobreza y la falta de recursos (ver aparte).

El acuerdo entre el gobierno y la AFA significará la transmisión de dos partidos de la fecha en la televisión pública (Canal 7). El resto de los enfrentamientos se televisarían por los otros canales de aire -aquí se incluiría a Canal 13, del Grupo Clarín- o podrían venderse a operadores de cable nacionales o internacionales.

El contrato también sellaría el fin del pay per view (sistema por el cual se paga a las empresas de cable para tener acceso a ciertos partidos). En tercer lugar, la AFA y el gobierno formarían un directorio encargado de realizar negocios a partir de la televisación.

La Asociación adelantó, en tanto, que el torneo Apertura comenzará el viernes 21 de septiembre «con o sin TV». Ernesto Cherquis Bialo afirmó que seis partidos de esta fecha serían televisados por Canal 7 y los otros por la señal de cable Encuentro, vinculada al oficialismo.

«Si vos tenés un marido que te pega y te da 200 pesos para vivir todo el año y viene uno que te ama con locura a darte lo que quieras, ¿con cuál te quedás?». Metafórico, Grondona graficó así al diario argentino Crítica el porqué de su ruptura con TSC. Lo hizo en la noche del lunes, tras reunirse en Ezeiza con representantes de cada uno de los clubes de primera división. Grondona pretendía que se aprobara el acuerdo tras esa velada, pero algunas entidades (River, Bo-ca, Independiente y Lanús), decidieron prorrogar el anuncio 24 horas.

Fernando Raffaini, presidente de Vélez, se había quejado de que el dinero que recibían era «exiguo», aunque en su caso el 40% del presupuesto anual del club se sostenía gracias al pago de los derechos de la televisación.