El gobierno prioriza sus inversiones en las rutas comerciales y los puertos.

El gobierno de José Mujica le dará particular prioridad presupuestal a las rutas nacionales vinculadas con el transporte de mercadería para la exportación, así como a las terminales portuarias, y espera contar con la participación de Pluna en el negocio de la carga de productos uruguayos. Así lo informó el ministro de Transporte y Obras Públicas, Enrique Pintado, el martes 6 en el Parlamento, donde dijo además que sería importante para esa cartera contar con un «mapa digital» para saber cuáles son las rutas más utilizadas para el comercio.
«Los uruguayos tenemos una política de Estado de hecho en lo que es la infraestructura logística, el transporte y en lo que es un objetivo general de todos los partidos: transformar al Uruguay en un polo logístico regional», dijo Pintado en una comisión de la Cámara de Diputados. En ese sentido, el ministro dijo que es muy importante la reconstrucción de la red vial, particularmente de aquella que conecta los puntos de producción con las zonas fronterizas.

«En el mediano plazo para nosotros es vital el tramo Río Branco-Montevideo y las comunicaciones con Salto y con el actual y con el futuro puerto de La Paloma. Son comunicaciones que nos permiten conectarnos con Brasil y Argentina. Nueva Palmira también pasa a ser una cuestión vital para nosotros», señaló el ministro. Agregó que también es indispensable «lograr un sistema de acceso a todos los puertos» a través de la mejora de las calles, rutas o avenidas que desemboquen en las terminales marítimas.

Particularmente sobre el previsto puerto de La Paloma, Pintado informó que, durante su visita a Brasil, el presidente Mujica «encontró un interés sorprendente por la pujanza de este tipo de emprendimientos», ya que el país norteño «tiene un exceso de producción que ya no sabe por dónde va a sacar».

Pintado volvió al asunto de las rutas y consideró que «la caminería internacional es una nueva categoría que hay que incorporar» y dijo que Mujica y su par brasileño Luiz Inacio Lula da Silva hablaron sobre la necesidad de «cultivar una política de frontera» que, entre otras cosas, pasa por prestarles más atención a los puentes sobre los ríos Yaguarón y Cuareim.

El ministro manifestó que las inversiones no se están focalizando solo en la capital, por lo que adquieren aun más importancia las obras que se realicen cerca de los puntos fronterizos. «Ello implica un cambio de mentalidad que no sé si lograremos en este primer año: se trata de repensar la vialidad en función de la producción y la demanda», dijo.

Nicho de mercado. Pintado recordó que su ministerio también es «responsable de la cuestión aérea» y dijo que allí se abrirá paso a la concesión a empresas privadas. «Acá pasan a ser vitales lo tres aeropuertos que tenemos: Rivera, Salto y Colonia. Obviamente, no lo vamos a poder hacer con recursos del Estado. Habrá que ver mecanismos para que los privados operen, fundamentalmente dirigidos a los complejos turísticos y de carga del litoral y del norte del país», dijo Pintado. Precisó que en ese negocio, Pluna tiene un rol a cumplir. «Acá también tenemos un nicho de mercado para lo que es Pluna ente que no debe preocuparse únicamente de su sociedad con Pluna SA, sino también incursionar competitivamente en el negocio de carga y en el negocio de atención de rampa o de servicios de navegación aérea, que son tan importantes como este», señaló el ministro.

Por último, Pintado volvió al asunto de las carreteras. «Si pudiéramos tener un mapa digital que nos indicara por dónde están saliendo los volúmenes de producción, podríamos ver en dónde hacemos énfasis en la distribución de los escasos recursos para el mantenimiento vial», concluyó.