El gobierno vuelve a poner primera en varios temas

El presidente de la República, Tabaré Vázquez, sacará del freezer a partir de hoy las decisiones que quedaron congeladas durante Semana Santa, como la integración de los organismos de contralor, y comenzará a transitar el camino de cara a la ley de Presupuesto, norma que definirá los gastos e inversiones para el próximo quinquenio en todas las reparticiones del Estado.
En el correr de los próximos días, asimismo, se iniciarán los trabajos para las excavaciones en las dependencias militares en busca de los restos de las personas desaparecidas durante la dictadura militar (ver página 4).

También en esta semana el mandatario efectuará su primer viaje oficial cuando el jueves 31 vuele rumbo a Brasilia (Brasil) para entrevistarse con su par Luiz Inacio Lula Da Silva. En ese encuentro se firmarán declaraciones de intención relacionadas con el área comercial y el fortalecimiento del Mercosur.


Ley de Presupuesto. Vázquez comenzará la semana con la reunión del Consejo de Ministros, que tendrá lugar hoy a la hora 9 en el Edificio Libertad.

El objetivo de este encuentro con todos su gabinete ministerial, que se extenderá hasta la hora 17, es ajustar el presupuesto de 2005 y comenzar a delinear la ley de Presupuesto quinquenal que regirá desde el 1° enero de 2006, informaron a El Observador fuentes del gobierno. Los informantes dijeron que cada una de las carteras explicitará en la jornada los gastos e inversiones prioritarios para los próximos cinco años.

Vázquez estableció el mecanismo de Consejo de Ministros para que todas las secretarías de Estado estén al tanto de los presupuestos de las carteras restantes.

Uno de los ministros definió la reunión de la siguiente manera: “Vamos a estar los que gastamos y el que recauda (el ministro de Economía, Danilo Astori)”.

En la reunión del Consejo de Ministros se analizarán los gastos asignados por el anterior Poder Ejecutivo para este año, con la finalidad de readecuar –en la medida que las normas así lo permitan– las asignaciones en las diferentes dependencias. A Astori también se le abre hoy otra instancia de trabajo crucial con la llegada de la misión del Fondo Monetario Internacional, con la que deberá establecer un nuevo acuerdo.

A partir de esta semana el gobierno efectuará los últimos esfuerzos para alcanzar un acuerdo con el Partido Nacional que permita que los blancos integren los bancos y empresas públicas.

Fuentes del gobierno indicaron que una de las llaves para destrabar el acuerdo entre el Poder Ejecutivo y los blancos será el ofrecimiento de mayorías en las comisiones mixtas y binacionales. En total existen nueve de estos organismos que tienen dos o tres representes nacionales, según el caso.

Otro punto para acordar desde esta semana será la integración de los organismos de contralor, que comprende la Corte Electoral, el Tribunal de Cuentas y la Junta Nacional Anticorrupción. Estos tres organismos los integrarán dirigentes de los cuatro partidos con representación parlamentaria.

El Encuentro Progresista pretende que los principales sectores de izquierda tengan una representación de cinco miembros en la Corte Electoral y de cuatro en el Tribunal de Cuentas.


Viaje a Brasil. Esta semana Vázquez emprenderá su primer viaje oficial desde que asumió el pasado 1° de marzo. Además de buscar el fortalecimiento de las relaciones entre los dos países, la visita a Brasil tiene valor simbólico. Fuentes del gobierno indicaron que esta primera salida al exterior de Vázquez a entrevistarse con Lula es una señal del modelo de izquierda que le quiere imprimir a su gestión.

Desde la asunción del nuevo gobierno, analistas nacionales e internacionales debatieron acerca de cuál gobierno de la región serviría de modelo para la gestión de Vázquez.

El mandatario mantendrá una reunión de trabajo con el presidente brasileño durante la mañana del viernes 1° en Planalto (Brasilia), sede de la Presidencia del país norteño. Está previsto que se firmen documentos de intención sobre la infraestructura económica y las relaciones comerciales.

Se suscribirá un acuerdo para establecer una documentación común en la frontera con Brasil para que uruguayos y brasileños reciban allí asistencia educativa, laboral y sanitaria. Ambos mandatarios buscarán, además, impulsar el Parlamento del Mercosur.

El tema energético estará presente. También está previsto la constitución de una comisión que analice contenciosos comerciales entre ambos países.