El grupo multipartidario discutirá la generación de energía nuclear.

En el edificio anexo del Palacio Legislativo se instaló la última de las cuatro comisiones planteadas por el gobierno electo y allí el director de Energía, Ramón Méndez, afirmó que el objetivo es avanzar en una política consensuada de largo plazo.

De todos modos, el diputado blanco Álvaro Delgado preguntó cuál es el alcance de la comisión: si se busca «simplemente algún documento» o «si hay idea de implementar propuestas acordadas e incluso modificar o aprobar leyes».

La respuesta del gobierno fue que el presidente electo José Mujica dio instrucciones para ser «lo más abiertos posible» e implementar políticas de acuerdo, que tengan resultados concretos. «Si el espíritu es lograr acciones concretas e incluso modificaciones legales, es una buena señal para explorar», concluyó Delgado.

El dirigente colorado Jorge Sanguinetti, ex presidente de Ancap, dijo a El País que «en otras oportunidades se intentó llegar a políticas de Estado y se firmaron documentos, pero no se pudo plasmar en la realidad».

El objetivo es que eso no se repita. «Se nos dijo que se harán los máximos esfuerzos para intentar lograr políticas de Estado en los cuatro sectores y en particular en la energía», afirmó Sanguinetti, que de todos modos advirtió que hay que ver «si se concreta en la realidad», y que el oficialismo «deberá buscar acuerdos internos en su coalición de partidos».

Sanguinetti expresó al gobierno la necesidad de «tener información» debido a que la oposición no integró los entes públicos en este período.

Méndez, en tanto, reflexionó que «el gobierno ya tiene una política, pero es mucho más poderoso para el país si es una política consensuada con el resto de los partidos, sobre todo en un tema donde el aliento es a largo plazo y cinco años es un período muy corto».

ACUERDO. Los cuatro partidos acordaron una agenda común y un cronograma de trabajo hasta marzo, cuando se presentará un documento preliminar con puntos de acuerdo y con las diferencias. «Fue una sorpresa muy interesante ver que por lo menos en la agenda coincidimos totalmente, al menos en los temas a discutir», comentó Méndez a El País.

El director de Energía indicó que, «si hay más paño para cortar y más temas para alcanzar acuerdos», se seguirá trabajando luego del 1° de marzo.

El primer gran lineamiento es el marco institucional del tema energético y el segundo la oferta energética en el país, donde entra la generación de energía nuclear a mediano y largo plazo. La posición del gobierno es que se trata de un tema que debe ser estudiado en profundidad y con la seriedad que se merece un asunto sensible «desde el punto de vista social y medioambiental», afirmó Méndez. Los demás partidos también están a favor de estudiar a fondo el asunto.

Desde el año pasado existe una comisión multipartidaria de energía, que le eleva un informe al presidente de la República cada tres meses. El estudio llevará «un par de años», cuando el país «estará en condiciones de tomar una posición avalada y sustentable», afirmó Méndez.

El tercer punto de la agenda es la demanda de energía: «Dónde y cómo se utilizará la energía de la forma más eficiente posible», señaló Méndez.

Por último, se acordó discutir el eje social, vinculado a que los beneficios lleguen a la mayor cantidad de población. Allí el listado de tema incluye la electrificación rural, la universalización de energía y «la preocupación por los sectores desfavorecidos».