El Herrerismo y 10 propuestas para aplicar inmediatamente

El Herrerismo propuso ayer “10 ideas posibles” para implementar en caso de que el nacionalismo ejerza el próximo gobierno, propuestas con las que pretende generar una mejor administración de los recursos públicos y un menor peso relativo del Estado en los emprendimientos del sector privado. “No se trata de ideologías sino de eficacia y de eficiencia”, indicó el senador Luis Alberto Heber, encargado de exponer las propuestas.
La presentación se llevó a cabo en la sala de conferencias del hotel Radisson Victoria Plaza. La sala, de unas 500 plazas, se vio desbordada por legisladores y dirigentes del sector, empresarios y diplomáticos.

Antes que Heber hiciera uso de la palabra se leyó una carta del líder histórico del sector, Luis Alberto Lacalle, en la que el ex Presidente de la República indicó que el Herrerismo pretende “canalizar” su apoyo a Jorge Larrañaga “en base a propuestas; ese es nuestro compromiso y nuestra garantía”, concluyó la misiva.

Bajo la premisa de que el principal problema que tiene el país por delante es generar nuevas fuentes de trabajo, el Herrerismo propuso “transformar el Estado en un socio del desarrollo y no en su principal escollo”, como –dijo– lo es actualmente.

“Frente a actitudes voluntaristas de profundizar en el asistencialismo, insistimos en que la única manera de dar trabajo a la gente, es facilitar inversión. Nadie va a venir a invertir si no exhibimos con claridad un proyecto de país viable a corto y mediano plazo”, dijo Heber. El senador herrerista dijo que “el país productivo del que tanto se habla, agradecería mucho a la administración que la misma sea menos costosa y más eficiente”.


1. Gasto público. El Herrerismo propuso reducir de 13 a 7 los ministerios y eliminar 55 unidades ejecutoras de actuales reparticiones ministeriales. También propuso un programa de retiros incentivados para estimular la jubilación de funcionarios, y eliminar las vacantes correspondientes.


2. Empresas públicas. El Herrerismo no insistirá en discutir la propiedad de las empresas públicas, pero propondrá el pasaje de éstas al régimen de derecho privado. Plantea que las grandes líneas de acción de los entes queden en manos políticas y que los gerentes se encarguen de la gestión empresarial.


3. Seguridad pública. Propone reducir vacantes en Defensa y aumentar en 2.000 el número de policías. Propuso la construcción de nuevos centros de reclusión mediante el sistema de leasing, que le permitiría al Estado amortizar el costo de los edificios en 30 años.


4. Defensa nacional En materia de Defensa, el Herrerismo propuso reducir el personal administrativo de las Fuerzas Armadas.


5. Educación. En materia de educación, el Herrerismo propuso optimizar la infraestructura edilicia ociosa en el ámbito de la enseñanza privada, e instrumentar un sistema de becas para alumnos del sector público, con “una visión integradora” de la enseñanza. Del mismo modo propone la realización de “auditorías académicas” tanto en el ámbito de la enseñanza privada como en la pública. Además, el sector cree necesario revisar la Ley Orgánica de la Universidad de la República, que tiene 50 años de antigüedad. Considera que los legisladores no han podido controlar el gasto universitario en los últimos años y que es tiempo de evaluar la ley.


6. Salud. Se sugiere que el MSP convoque a todas las partes involucradas en la actividad para definir “qué sistema de salud queremos” y “cómo vamos a asegurar la asistencia a todos”. Heber dijo estar convencido de que “hay un campo de acción –entre lo privado y lo público–, para generar un plan de asistencia mixto”, y planteó la necesidad de “optimizar la infraestructura de salud estableciendo coordinaciones entre ambos sectores”.


7. Inversión pública. El Herrerismo dijo que el Fondo Nacional de Vivienda ha sido “saqueado” por la actual Tesorería Nacional y propuso su utilización total para la construcción de nuevas viviendas. “Podemos solucionar el tema de los asentamientos en un quinquenio aunque parezca mentira”, dijo en ese sentido.

En cuanto a las 70 mil viviendas desocupadas en el país, se insistió con la propuesta manejada antes de las elecciones internas por Lacalle, de otorgar esas viviendas “en alquiler” a los jubilados.


8. Relaciones exteriores y comercio. Se propone pasar la Dirección de Comercio Exterior del Ministerio de Economía al Ministerio de Relaciones Exteriores y crear allí la Secretaría General de Promoción del Comercio Exterior, para que la Cancillería “avance” en la función comercial.

También respalda un proyecto de “antenas comerciales” que vienen manejando algunos embajadores en la Cancillería. Se trata de tener personas en diversas ciudades del mundo, que con una terminal de computadora y por Internet, puedan facilitar el intercambio comercial con el exterior. Estas personas percibirían un bajo sueldo y tendrían mínimos gastos de funcionamiento, e incluso podrían autosustentarse por vía de “la gestión comercial” que realicen.


9. Sistema financiero. El sector propone instrumentar el seguro de depósitos para los pequeños y medianos ahorristas, como herramienta para “recuperar la confianza perdida” e incentivar el crédito.

También se enfatizó en la necesidad de “avanzar” en los cambios estructurales en los bancos estatales y se retomó una propuesta lanzada durante el gobierno de Lacalle que otorga mayor independencia a los organismos de contralor del sistema. Consiste en posibilitar que los directores del Banco Central sean electos en una fecha desfasada de la elección nacional, y que duren más tiempo que los cinco años de duración de un gobierno electivo.

El Hererismo también consideró que continuará siendo un eje de su accionar en esta materia “el respeto por la estabilidad jurídica de los contratos”.


10. Reforma tributaria. El Herrerismo propone la derogación de impuestos de bajo peso en la recaudación y de difícil control, a efectos de simplificar la recaudación. Se propone mejorar la recaudación mediante un “pacto fiscal”. El pacto implicaría que la sociedad controle la evasión mediante la exigencia de las facturas en los comercios; en contrapartida el gobierno debería bajar la tasa del IVA en la medida en que aumentara la recaudación de ese impuesto. También se propone impulsar un proyecto que presentó el senador colorado Alejandro Atchugarry en esta legislatura, por el cual se rebaja el IVA en un 6%, en aquellas compras que se realizan con tarjeta de crédito.