El Hipotecario ejecutará a los deudores morosos

RICARDO SOSA

El Banco Hipotecario comenzará a partir de la semana que viene el estudio de su cartera social para determinar cuántos clientes pueden recibir un subsidio del Ministerio de Vivienda y así bajar las cuotas que pagan, a la vez que desde agosto iniciará un agresivo plan de ejecuciones a los deudores en mora de la cartera de clientes de mayores ingresos, calificada bajo el rótulo de comercial.

La línea divisoria estará entre las familias que tienen ingresos entre 30 y 60 Unidades Reajustables (UR) y los que ganan más de 75 UR, quedando esa brecha para ser decidida caso a caso.

Ayer en el Edificio Libertad el presidente Jorge Batlle y el ministro de Economía, Isaac Alfie junto a los titulares del Hipotecario y del Ministerio de Vivienda, Graciela Pérez Montero y Saúl Irureta, firmaron los contratos por los cuales se dará subsidio a cerca de 25 mil familias bajando el costo de las cuotas para compra de vivienda o facilitando la cancelación de créditos vigentes. Recibirán el subsidio las familias que reciban entre 30 y 60 UR.

El Hipotecario revisará «caso a caso» las carpetas, retasará las viviendas y luego que de que se apruebe el subsidio se ajustará la cuota.

El subsecretario de Vivienda, Oscar Brun, advirtió a El País que la solución «es la última y definitiva» para adecuar las finanzas del Hipotecario y la situación de los deudores.

El acuerdo prevé que las familias que se atrasen más de tres cuotas o «cinco alternadas» volverán al sistema anterior, recalcó el funcionario.

A partir de la semana que viene se comenzará a emitir un spot publicitario donde se explican los alcances de la fórmula y desde mediados de julio los habilitados podrán comenzar a realizar los trámites ante el banco. Las estimaciones del costo del subsidio lo situó entre U$S 100 millones y U$S 120 millones en un plazo de 17 años.

En principio el universo a estudio será de 25 mil familias pero se puede achicar si se comprueba que los ingresos son superiores al tope establecido para recibir el subsidio. En este acuerdo no están incluidas las cooperativas cuya cartera de préstamos estará comprendida en el fideicomiso que creó el Hipotecario y que obligará a una revisión en las cuotas que pagan.

EJECUCIONES. A la par de este anuncio ayer desde el Hipotecario se dijo a El País que a partir de la segunda mitad de agosto se iniciará un plan de tres meses por el cual se procederá al remate de los deudores de la cartera social con atrasos mayores a un año y se dará un plazo de dos meses para negociar una solución a los que tienen mora de entre 60 días y un año.

La cartera social está conformada por créditos donde el ingreso del núcleo familiar sea mayor a 75 UR a lo que se agregan los contratos con empresas. De las cerca de 60 mil cuentas de la cartera social existen alrededor de 20 mil que están en «diferente situación de mora». «Nos vamos a poner muy duros y eso se va a notar en el mercado», dijo un jerarca del banco.

En los casos donde existan deudores con ingresos que están levemente por encima de las 75 UR se va a rematar y buscar una solución habitacional acorde con su capacidad de pago. «Si sus ingresos no tienen que ver con la vivienda se va a remate, se negocia y se ve si va a un complejo habitacional», dijo la fuente.

Para lograr celeridad en las ejecuciones se piensa culminar en el mes que falta la estructura dentro del banco que se ocupan de la recuperación y ejecución. «Vamos a pasar de trámites de 2 años para pasar a 90 días».

Jorge Batlle

«Nos tiene que llenar de alegría el haber podido alcanzar una solución que al principio nos parecía a nosotros mismos difícil de lograr por la magnitud del número de beneficiarios».