El impuesto a la renta estará operativo a fines de 2006 si se superan temas técnicos

Paraguay y Uruguay son los únicos países de América latina que no utilizan el impuesto a la renta de las personas físicas, según un trabajo de Price Watherhouse Coopers al que este diario tuvo acceso.

El documento señala, sin embargo, que Uruguay es el país que tiene la tasa más alta (23%) en el impuesto al valor agregado, IVA, y la tercera mayor (30%) del impuesto a las ganancias de las sociedades.

La tasa de IVA de Argentina es 21%, la de Chile 19%, la de Perú 18%, la de Colombia 16%, la de México y Nicaragua 15%, la de Venezuela 14,50%, la de Bolivia y Costa Rica 13%, la de Ecuador 12%, la de Guatemala y Paraguay 10%, y la de Panamá 5%.

Brasil aplica un IVA que tiene tasas diferenciadas entre 7% y 25%; aplica 25% para los artículos de consumo, excepto para las bebidas, los servicios públicos, y medicamentos, entre otros de primera necesidad, a los que grava con 7%, señaló el informe de Price Watherhouse Coopers.

El impuesto a la renta de las personas físicas tiene una tasa de 40% en Chile y México; 35% en Argentina y Colombia; 34% en Venezuela; 31% en Guatemala; 30% en Panamá; 27% en Perú; 25,70% en Brasil; y 25% en Costa Rica y Ecuador.

Colombia aplica una tasa de 35,70% para el impuesto a las ganancias de las sociedades; 35% en Argentina y México; 31% en Guatemala; 30% en Panamá, Paraguay y Uruguay; 27% en Perú; 25% en Bolivia, Ecuador, y Nicaragua; y 17% en Chile. Venezuela grava entre 15% y 34% con impuesto a las ganancias de las sociedades según montos escalonados de lucros; Brasil entre 15% y 25%; y Costa Rica entre 10% y 30%.

Las fuentes técnicas consultadas, que pidieron no ser identificadas, señalaron que el nuevo gobierno tiene consensuado que cada uruguayo pagará en relación directa a su capacidad contributiva.

“El sistema fiscal uruguayo está basado en gravar el gasto, pero las personas que tienen ingresos bajos los gastan en su totalidad, por lo que pagan IVApor todo lo que ganan”, dijo uno de los informantes.

Agregó que “quienes tienen altos ingresos poseen capacidad de ahorro porque no gastan todo lo que les ingresa, y por ello sólo pagan impuestos por una parte de sus entradas”.

Comentó que hay acuerdo en reducir de los actuales 25 a siete u ocho los impuestos que se recauden en el país, con los conceptos generales de ir a una reducción de las tasas, al mismo tiempo que se realiza un ensanchamiento de la base tributaria.

Los informantes pusieron énfasis en que la decisión sobre el impuesto a la renta de las personas físicas, tiene dos aspectos, uno que defina las características de esa tributación con los montos que establecerán los cortes para cambios de las tasas imponibles, y otro que refiere a los aspectos técnicos de gestión y control de los contribuyentes.

Aseguraron que la Dirección General Impositiva no tiene hoy un servidor que pueda soportar la incorporación de los nuevos contribuyentes por el impuesto a la renta de las personas físicas, lo que obliga a comprar uno que permita implementarlo.

Dudan entre aplicar el modelo de impuesto que se aplica en los países nórdicos, de mayor complejidad, o utilizar el más tradicional aprovechando un acuerdo con España, país que está dispuesto a otorgar al país sin costo sus programas de gestión y control de este gravamen.

Los llamados a licitación o concurso de precios para instalar la base tecnológica insumirán entre 12 y 18 meses, y para ello habrá que tener definido el modelo de impuesto que se aplicará, dijeron los informantes.

“Si todo fuera bien y no perdiéramos tiempo, este impuesto se estaría aplicando a fines de 2006; imposible antes”, dijo una de las fuentes.