El IPC de agosto confirma desvío de la meta inflacionaria prevista. Llegó al 7.84%

En la víspera el Instituto Nacional de Estadística (INE) dio a conocer la evolución del índice de los Precios del Consumo (IPC), que se incrementó en 1,18% a lo largo del pasado mes de agosto, fijándose el número índice en 202,18 lo que determina una variación acumulada entre enero y agosto de 7,84% y en los doce meses transcurridos de 10,17%. Incluso, la inflación de agosto fue levemente superior a la de igual mes de 2003, cuando se llegó a 1,16%.

Qué provocó la carestía en agosto
Durante el octavo mes los factores de expansión inflacionaria fueron la salud, el transporte y los alimentos.
En materia de «cuidados médicos y conservación de la salud» el incremento fue de 3,08%), lo que se explica por aumentos en cuota mutual (4,28%), órdenes (5,14%), tickets de medicamentos (4,36%) y servicio de emergencia móvil (1,35%).
Cabe recordar, que en agosto se ajustó la cuota de las mutualistas para mejorar su situación financiera y aumentar los salarios.
En el rubro «transporte y comunicaciones» (+2,49%) el informe del INE revela, dos comportamientos, mientras se incrementaron los precios del transporte por la suba de los combustibles ocurridas a fines de julio, los de la comunicación mostraron una conducta depresiva debido a la eliminación del Cofis.
En el transporte el incremento se explica por aumentos en combustible para autos (5,16%), boleto de ómnibus local (8,30%), boleto interdepartamental (4,84%), ómnibus interdepartamental (3,26%), debido a los aumentos de tarifas vigentes desde el veinte y veinticuatro de julio y del primero del corriente respectivamente.
En el sector de las comunicaciones incidió la baja en el servicio telefónico (-0,59%), la cual incluye el aumento de tarifas vigente desde el 16 de julio y la eliminación del Cofis a partir del primero del corriente mes.
En el rubro «alimentos y bebidas» la carestía se produce por el incremento en los precios de las «Carnes y derivados» que en conjunto aumentan 1,73%, destacándose subas en pollo (8,00%), salame (4,46%), lionesa (3,22%), jamón (2,76%), frankfurter (2,05%), falda (4,24%), carne picada especial (1,87%) y carne picada común (1,44%).
Obviamente, al aumentar el precio de los alimentos ello impacta en el rubro «comidas fuera del hogar» cuyos precios aumentan 1,00%, resaltándose la suba en comidas a base de carnes y pescados (1,20%).
En el rubro «muebles, enseres y cuidado de la casa» el incremento se explica por el aumento en servicio doméstico (9,48%).
Finalmente, el rubro «vivienda» se observa una contracción del índice por la baja en el precio del supergas (-6,39%) vigente desde el veinte de julio, baja en electricidad (-2,88%) vigente desde el primero de corriente debido a la eliminación del Cofis, y subas en kerosene (4,12%) vigente desde el veinte de julio y en agua corriente (1,74%) debido al aumento de tarifas y a la eliminación del Cofis ambos vigentes desde el primero de corriente.

Mayoristas al alza
Los precios mayoristas aumentaron un 2,39% en agosto, de acuerdo con el comunicado del índice de Precios al Productor de Productos Nacionales difundido esta semana por el INE. El aumento se fundamenta en el incremento de la cotización internacional del petróleo, ya que el 90% de la inflación mayorista de agosto se explica por los mayores precios de las industrias manufactureras (+3,24%), y dentro de éstos se destaca el repunte experimentado por los deriva-
dos del petróleo y del carbón (+14,42%).
En cuanto al comportamiento de los precios el sector agropecuario se observa una suba de 0,62%.
En los doce meses cerrados en agosto los precios mayoristas al productor se encarecieron 18,98%.

Salarios al alza
La capacidad de compra de los salarios aumentó en julio 1,05% por el incremento de 2,06% del índice Medio de Salarios que fue, en parte, contrarrestado por el aumento del índice de Precios del Consumo de 1,01%. El alza del salario real no se dio de forma pareja entre los trabajadores. Los empleados del sector público percibieron un incremento en su capacidad de compra de 3,9% en julio, mientras los trabajadores privados registraron pérdidas en sus ingresos reales de 0,43%. En lo que va del año el salario real fluctuó entre subas y bajas al compás de los movimientos de los precios y acumuló un alza de 1,09%. Influye en julio el aumento del salario nominal otorgado a los funcionarios públicos de 4,95%.