El IRPF golpea privilegios de los empleados públicos

Para muestra basta conocer la inquietud que por estas horas recorre algunos entes estatales. Uno de los ejemplos es la UTE. A sus trabajadores se les aplica una tarifa energética diferencial por la cual se les entrega 200 kilowats de regalo cada mes. Se trata de una partida especial, de un complemento salarial o como quiera llamársele. Debería pagar IRPF. Los empleados de UTE también reciben una partida por productividad que en julio, para muchos, llegó a $ 10.000.

Uno de los que cobró ese beneficio fue el sindicalista de AUTE, Julio García, quien no sólo está dispuesto a pagar lo que corresponde sino que incluso cuestiona a los que se quejan. “Si el IRPF grava más a quienes ganan por encima de $ 19.000 -y afecta a tantos trabajadores del Estado- quiere decir que tan mal no estamos ganando. No era tan cierto lo que nos decían de los salarios públicos sumergidos. Los hay, pero no son los que pagan IRPF”, dijo García a El Observador.

Además, en la UTE reciben, al igual que en todas las dependencias públicas, una partida de dinero para alimentos que ronda los $ 3.556 y que tributa IRPF.

Además, en el sindicato de UTE quieren saber si es cierto que el gobierno está dispuesto a aumentar en un 25% el dinero destinado a los viáticos para viajes al exterior y al interior de funcionarios de alto rango. Así le compensarían el costo de la reforma a un grupo reducido de empleados. Esos viáticos pueden llegar a los US$ 6 mil dólares.


Preguntas. En ANCAP, como en tantos otros organismos del Estado, tienen una guardería gratis –que le cuesta al ente unos $ 4.640 por niño–, tienen el vale de comidas, vales de nafta, compensaciones por producción y una garrafa de 13 kilos de gas por mes. Todo eso tributa IRPF.

“Hay cosas que no tenemos claras y por eso estamos esperando la última liquidación salarial”, dijo Juan Gómez de Fancap. En muchas dependencias públicas se preguntan cuánto deberán pagar por el servicio de guardería que antes no estaba gravado. En la Intendencia de Montevideo no saben si la mano de la DGI llegará a los más de 1.000 funcionarios exonerados de Contribución Inmobiliaria, al servicio fúnebre gratuito y al servicio de emergencia móvil a su disposición.

En estas horas los recibos de sueldo están llegando a las manos de los funcionarios públicos. A Julio García de AUTE le descontaron $ 700 pesos más que el mes pasado pero no se queja. Habrá que ver como reacciona el resto.