El mayor presupuesto educativo, recibido con un conflicto gremial.

El gobierno del Frente Amplio (FA) destinará a la enseñanza pública el mayor presupuesto de su historia y reformará la educación a través de una ley para darle participación directa a los docentes en los organismos de dirección del sistema educativo.
Pero la respuesta de los gremios no fue la que esperaba el oficialismo, que está a las puertas de lo que puede convertirse en un conflicto mayor en la enseñanza.

A los paros que ya se realizan en todas las ramas de la educación por mayor presupuesto y salario, surgió ahora la amenaza de una huelga general de docentes de Secundaria y la ocupación de liceos por parte de estudiantes (ver página 4).

Ayer el presidente Tabaré Vázquez y el Consejo de Ministros aprobaron el contenido de la última Rendición de Cuentas del período con un incremento del gasto para 2009 de US$ 319 millones.

De ellos, US$ 134 millones irán a la educación para llegar al 4,5% del PBI, y el resto para salud, seguridad, Plan de Equidad y reforma del Estado (ver infografía).

De esta forma el presupuesto para la enseñanza, que partió en 2005 de US$ 420 millones, llegará en 2009 a US$ 1.500 millones.

“Esto es un incremento en términos reales del 80%”, destacó el ministro de Economía, Danilo Astori. “Es un esfuerzo gigantesco, el mayor presupuesto de la historia para la educación”, enfatizó.

En el Consejo de Ministros, el presidente Vázquez dijo estar “muy conforme” con el contenido de esta Rendición de Cuentas y al hacer un balance de las anteriores, advirtió que el gobierno “cumplió con el programa de gobierno” y “con todos los compromisos asumidos”, confiaron a El Observador miembros del Ejecutivo. Por esta razón, y en momentos donde algunas encuestas de intención de voto sitúan al FA con un 42% (Factum, marzo 2008), Vázquez dijo estar “confiado” en que la gente “va a terminar por entender y acompañar” lo que hace el gobierno.

Conflicto. Los que parecen no entender, o no compartir el “esfuerzo” que dice hacer el gobierno, son los docentes de Secundaria y UTU, que rechazan el contenido de la Rendición de Cuentas porque no lleva el salario mínimo a $ 16.000.

Astori comentó al respecto que los organismos de la enseñanza (ANEP y Universidad) son “autónomos” y “son ellos” quienes deciden los ajustes salariales.

El 80% del presupuesto educativo se lo lleva el pago de salarios.

Estos gremios, junto a los estudiantes, rechazan de plano también la reforma educativa del gobierno porque, pese a que les asegura participación en la conducción de la enseñanza, no consagra el cogobierno absoluto y la autonomía total del poder político. En mayo, cuando la ley de reforma llegue al Parlamento, iniciarán una huelga con ocupación de liceos.

Los rubros que integran el 4,5% del PBI para la educación fueron definidos ayer (ver infografía). El 90% se lo lleva ANEP y la Universidad. Los gremios quieren que sea el 100% y también protestan por eso.

El efecto IRPF. Vázquez y Astori dijeron en el gabinete que el aumento del gasto, US$ 319 millones, no fue mayor por los “factores de riesgo” que persisten en la economía (ver recuadro) y en previsión de que la recaudación caerá después que se aumente el mínimo imponible del Impuesto a la Renta de las personas Físicas (IRPF) y haya más deducciones por hijos menores de edad. También se tuvo en cuenta la pérdida de ingresos por los fallos de la Suprema Corte de Justicia (SCJ) contra el IRPF a los pasivos, aunque no por la posible derogación total del impuesto a los jubilados, aún no decidida, que sería US$ 85 millones. La Rendición de Cuentas terminará de ajustarse el lunes 28 y será enviada al Parlamento en mayo.