‘El Mercosur no está para fiestas’

Ese día, Tabaré Vázquez y Cristina Fernández volverán a verse las caras. El mandatario uruguayo traspasará a la nueva presidenta argentina la Presidencia Pro Témpore del bloque al fin de uno de los períodos más negativos y trabados desde el nacimiento del Mercosur.

Oficialmente, la primera actividad que tendrán los mandatarios será un desayuno de trabajo a realizarse el mismo martes 18 en el Edificio Mercosur, pero está previsto que los presidentes lleguen a Montevideo en la noche del lunes. Ayer la Cancillería uruguaya canceló la reserva prevista en la Chacra San José para una cena que se pensaba realizar en la noche del lunes. Se argumentaron problemas de agenda y la brevedad de las visitas presidenciales pero, en rigor, privó en el gobierno la falta de avances que registran los acuerdos del Mercosur.

El director de Protocolo de Cancillería, Francisco Purificati, dijo a El País que aunque la cena estaba «pactada» aún no se habían cursado invitaciones a los países miembro. En la tarde de ayer las avanzadas de los diferentes países visitaron la Chacra San José antes de que desde la cancillería se informara de la suspensión del evento.

La Cumbre será un reencuentro de los presidentes del Mercosur que asistieron al episodio generado por Cristina Fernández al aludir al conflicto con Uruguay. Allí la nueva mandataria argentina agradeció la presencia de Vázquez, reafirmó los lazos de hermandad entre ambos países, pero dijo con firmeza que la culpa y objeto del conflicto era la violación del Tratado del Río Uruguay por parte del gobierno uruguayo.

Al culminar el acto Vázquez dijo a FM Gente que Uruguay no había violentado el Tratado del Río Uruguay y reiteró su confianza en que la actuación del Tribunal de La Haya confirmará que Uruguay actuó dentro de los marcos acordados.

Dolor. El episodio no generó comentarios oficiales hasta ayer, cuando la subsecretaria de Relaciones Exteriores Belela Herrera cuestionó la actitud de Fernández. «Fue muy bueno que resaltara la presencia del presidente allá, pero me dio mucho dolor que pusiera en evidencia, cuando él no tenía derecho a réplica, una situación que sabemos que está en la Corte (de La Haya) y lo va a dirimir la Corte», dijo Herrera en Canal 10. «No tuvo derecho a replica. Fue muy gratuito que ella mencionara eso. A mí me dio mucho dolor», reiteró la vicecanciller, que calificó la salida de la presidenta argentina como «bastante infortunada».

También realizó comentarios el hermano del presidente y prosecretario de la Presidencia, Jorge Vázquez, quien consideró que los dichos de la presidenta argentina fueron «correctos». «Creo que ubicó el problema en el lugar que debía estar», dijo. «En mi opinión personal creo que centra el conflicto donde debería estar: en si se violó o no el Tratado del Río Uruguay. Y el problema ese está en La Haya. Ella planteó claramente que va a esperar a que La Haya dilucide el problema», dijo el funcionario.

Los mensajes que transmitirá Vázquez en la cumbre, -que comienza el domingo con una reunión de ministros y culmina el martes con un sencillo desayuno y reunión de presidentes- serán más de obstáculos irresueltos que de logros. Desde el Ministerio de Economía se dijo a El País que Uruguay transmite la Presidencia Pro Témpore a Argentina -rito semestral del bloque- con muy pocos resultados en cuanto a la reducción de asimetrías internas. «Se ha logrado poca cosa», dijo una alta fuente de esa cartera, que dejó bien en claro la insatisfacción del gobierno con la marcha de las negociaciones.

De acuerdo a información que se maneja en la dirección de Integración y Mercosur de la Cancillería se han logrado escasos avances en los temas considerados como prioritarios de la presidencia pro témpore de Uruguay.

Uno de estos temas refiere a la eliminación del doble cobro del arancel externo común. El director general de Integración y Mercosur, Carlos Amorín, dijo a El País que aún es muy pronto para concluir que no hay avances pues en estos días se están realizando en Montevideo diversas reuniones a nivel técnico, pero reconoció que hasta el momento no se han logrado acuerdos.

También se intentó avanzar sin éxito en la redacción de código aduanero, para lo que resta definir el territorio aduanero y el impuesto o derecho de exportación. La distribución de la renta aduanera, es decir el cobro de aranceles de los bienes que circulan internamente, es otro de los temas sin resolución que debe enfrentar el bloque.

En la agenda de la reunión se discutirá también la aprobación de Plan para la Superación de las Asimetrías, reclamo planteado en reiteradas oportunidades por Uruguay y Paraguay. En junio pasado, los presidentes del Mercosur acordaron un cronograma para la superación de las asimetrías económicas dentro del bloque. Fue nominado un Grupo de Alto Nivel (GAN) que debe presentar en cumbre un «Plan Estratégico» que permita reducir las desigualdades a partir de junio del 2008.

Las expectativas de Argentina van por otro lado y están centradas en la posible firma de un acuerdo de libre comercio entre el Mercosur e Israel. Fuentes de la Cancillería argentina dijeron a la agencia Efe que las negociaciones están «muy avanzadas» y sólo queda por resolver la pretensión de Israel sobre dos posiciones en bienes industriales para acceder con arancel cero al Mercosur.