El Mercosur pretende que EE.UU. reduzca sus barreras comerciales

JUAN PABLO CORREA

El Mercosur va a la reunión técnica de viceministros de Comercio de los 34 estados del ALCA (Area de Libre Comercio de la Américas) que comienza hoy en Puebla (México) con la intención de obtener la mayor cantidad posible de concesiones en materia de desgravación arancelaria de los países norteamericanos y con la impresión de que no es utópico conseguir algún compromiso de Estados Unidos de reducción o desmantelamiento de los apoyos que concede a la exportación de sus productos agrícolas.

Se trata del primer encuentro de negociación desde que en diciembre pasado los países que integrarán el ALCA definieran, a nivel ministerial, que el mismo tendrá flexibilidad y permitirá varios formatos de negociación.

El Mercosur quiere un cronograma un poco más flexible en cuanto a plazos para abrir a la competencia su producción, aunque este es un aspecto que está sometido actualmente a la discusión interna, dijo a El País el director de Integración y Mercosur de la cancillería, Gustavo Vanerio.

En grandes líneas, se maneja que el Mercosur ofrezca una canasta de productos de desgravación inmediata, otra que se abriría a la competencia en un plazo intermedio y un tercer grupo que lo haría en un plazo máximo de 15 años, explicó Vanerio.

El diplomático cree que es factible obtener de Estados Unidos un compromiso de desmantelamiento de los apoyos a la exportación de su producción agrícola, aunque reconoció muy difícil que ocurra lo mismo con los apoyos internos que aquel país pretende que sean discutidos en el seno de la Organización Mundial del Comercio (OMC). «Creemos que es un objetivo factible llegar a un comercio intrahemisférico sin subsidios a la exportación», señaló Vanerio.

El bloque regional presentará también ofertas en cuanto a liberalización de los sectores de servicios e inversiones. En este último aspecto Uruguay tiene más margen para negociar en forma individual porque en esta materia el Mercosur no ha adoptado todavía un protocolo común.

CONTRAPARTIDA. Previsiblemente, Estados Unidos insistirá en que el bloque sudamericano abra el mercado de compras gubernamentales. Vanerio señaló que Uruguay está dispuesto a asumir compromisos en materia de «transparencia» de licitaciones y que no se pondrá en juego en ningún caso el margen de preferencia del 10% que tienen las empresas nacionales que fue prorrogado sin plazo. «No parece ser un tema tan difícil de negociar porque Estados Unidos no es tan liberal en la materia», dijo Vanerio.

«Es importante que de la reunión surja un nivel de ambición razonable y no pronunciamientos vacíos de contenido», opinó.

El Mercosur llega a esta instancia bajo la presidencia «pro-témpore» de Argentina que por lo tanto llevará la voz cantante y que planea poner mucho énfasis en la necesidad de que Estados Unidos reduzca su discrecionalidad a la hora de imponer medidas «antidumping», es decir contra las ventas realizadas a precios por debajo de los costos de producción..

Si bien aparece como muy difícil que el gobierno del presidente George Bush, modifique su legislación «antidumping» en un año electoral, el Mercosur tiene la esperanza de que al menos se incremente la información a la que pueden acceder las empresas investigadas por supuestamente incurrir en prácticas desleales de comercio.

Por el lado de Estados Unidos, también cabe esperar una fuerte presión para que el Mercosur endurezca su normativa en defensa de propiedad intelectual pero es difícil que el bloque sudamericano vaya a hacer concesiones sustanciales en este aspecto.

DESACUERDOS. En noviembre pasado en Miami, los desacuerdos entre Estados Unidos y Brasil llevaron a que los países del ALCA establecieran un compromiso que supone una «geometría variable». Este término de la jerga diplomática traducido quiere decir que se dará un amplio margen para que países o bloques negocien acuerdos bilaterales o multilaterales que eventualmente profundicen las reglas básicas y laxas de liberalización comercial que los 34 países acordarán y que deben comenzar a tener vigencia el próximo 1 de enero. Estos entendimientos multi o bilaterales deberían comenzar a tener vigencia también el próximo año. Esta metodología de trabajo permitirá que el Mercosur mantenga un encuentro de negociación en el formato denominado «cuatro más uno» con Estados Unidos. Los negociadores de la región se reunirán con Peter Allgeier que es el número dos de la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos, Robert Zoellick.

La delegación uruguaya en Puebla está encabezada por el subdirector de Integración y Mercosur de la cancillería, William Ehlers y por el director de Industria, Washington Durán. Por el sector privado participa el presidente de la comisión de Comercio Exterior de la Cámara de Industrias del Uruguay, Jorge Bardier.

El encuentro en Puebla se extenderá hasta el próximo viernes y el número tres de la oficina del Representante Comercial de Estados Unidos, Christopher Padilla, reconoció que las perspectivas de éxito de las tratativas son «inciertas».

Brasil quiere revitalizar la Aladi

El Mercosur quiere revitalizar la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi) para impulsar acuerdos comerciales mientras avanzan las negociaciones para el Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA), dijeron la semana pasada fuentes diplomáticas brasileñas.

«No necesitamos del ALCA para abrir mercados a nuestros asociados», dijo el consejero Tovar da Silva Nunes, de la división del ALCA de la cancillería brasileña.

Tovar subrayó que «la Aladi es un modelo flexible que puede permitir avanzar más rápido. Puede ser que el ALCA no exista antes de 2021. ¿No habrá países interesados en formar bloques de libre comercio con Brasil antes de eso?», se preguntó.

El diplomático brasileño subrayó que no fue Brasil quien inventó esta estrategia, sino Estados Unidos, al presentar cuatro ofertas diferentes en las negociaciones del ALCA, la peor de ellas para el Mercosur.

Creada en los años 80, la Aladi discute básicamente preferencias tarifarias, sin abordar temas como compras gubernamentales, inversiones o propiedad intelectual, que Estados Unidos privilegia en las negociaciones del ALCA.

El reciente acuerdo entre el Mercosur y el Pacto Andino se dio precisamente en el ámbito de la Aladi.

Los esfuerzos por buscar nuevos acuerdos se dan en el marco de la definición de la estrategia que el Mercosur seguirá luego de la próxima reunión del ALCA, desde hoy hasta el viernes en Puebla, México, a nivel de vicecancilleres.

Los negociadores del Mercosur aprovecharán la cita de Puebla para mantener reuniones con varios países del continente, dijeron fuentes diplomáticas brasileñas.

Ya están marcadas reuniones con Estados Unidos y Canadá, y la intención es agendar también encuentros con México y con países centroamericanos.

Con Estados Unidos, la reunión se dará en el marco de las negociaciones del ALCA, en base al esquema conocido como «cuatro más uno». Con los otros países, Brasil quiere que el Mercosur negocie en el ámbito de la Aladi.

ANSA