El MPP pone reparos formales al tratado con Estados Unidos

En el seno de la izquierda se ha planteado un dilema en torno a qué hacer frente a este tratado, suscrito por el anterior gobierno del ex presidente Jorge Batlle. El ministro de Economía, Danilo Astori, aseguró que tanto él como el presidente Tabaré Vázquez son partidarios de ratificarlo. Astori consideró en una reunión pública sobre el fin de la semana que si el tratado no fuera ratificado, las consecuencias para el país serían «muy negativas para el comercio con nuestro principal socio».

En el plano político, el Movimiento de Participación Popular (MPP), del ministro José Mujica, es quien se opone más fervientemente a la ratificación, aunque el sector no ha solicitado hasta el momento la libertad de acción para sus legisladores, cuando el tratado deba ser ratificado en el Parlamento.

El ejecutivo del MPP analizó ayer la situación y llegó a la conclusión de que objeta el actual contenido del tratado en cuatro aspectos: en primer lugar, cree que el artículo 17 viola las libertades de comercio y es un apoyo tácito al bloqueo a Cuba; en segundo lugar, los conceptos de inversión ponen en desventaja a Uruguay frente a Estados Unidos; tercero, consideran que el tratado va en contra de la filosofía del Mercosur; y cuarto, la prórroga del tribunal deja mal posicionado a Uruguay.

El diputado de ese sector, Luis Rosadilla, dijo que está a favor del comercio con Estados Unidos, pero estableció que sería bueno que «no nos metan más el peso».

El legislador explicó que su sector tiene «informes negativos» sobre el tratado, en el entendido de que «no benefician al país» e insistió en que al suscribirlo «estaríamos resignando soberanía».

En tanto, el tema del tratado también fue abordado por los senadores oficialistas, quienes acordaron «actuar como conjunto» y evitar que los legisladores del Encuentro Progresista-Frente Amplio voten divididos.