El mundo entero se solidariza y ofrece ayuda al devastado Haití

Estados Unidos, países latinoamericanos y europeos, la Cruz Roja Internacional, la Secretaría General Iberoamericana, el Banco Interamericano de Desarrollo, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial anunciaron ayer su contribución humanitaria con la isla que se vio sacudida por un terremoto el martes.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, prometió una intervención «rápida» para salvar vidas en Haití, cuya capital fue devastada por un sismo «cruel».

Equipos de búsqueda y rescate partieron hacia la isla caribeña y empezarán a llegar en pocas horas, dijo el gobernante.

Además, el Pentágono inició el envío de barcos, equipos de socorro y expertos.

Desde otro lado del mundo, la Comisión Europea desbloqueó ayer una primera ayuda de US$ 4,3 millones para socorrer a la población.

En tanto, el BID anunció una donación de emergencia de 200.000 dólares para proveer alimentos, agua, medicinas y refugio a las víctimas del sismo.

También afirmaron estar listos para acudir en socorro el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial (BM).

«El FMI está dispuesto a hacer todo lo que esté a su alcance con el apoyo apropiado. He solicitado a mi personal que contemple todas las posibilidades» declaró el director del Fondo, Dominique Strauss-Kahn.

Simultáneamente el presidente del BM, Robert Zoellick sostuvo que «el Banco Mundial esta listo para movilizar a un equipo para cuantificar los daños y pérdidas y planear la recuperación y reconstrucción. El Banco está listo para enviar ayuda financiera».

Y MÁS. Ayer Francia anunció el envío de dos aviones con ayuda humanitaria y socorristas a Puerto Príncipe, al tiempo que España se dispone a enviar 150 toneladas de ayuda humanitaria urgente, entre los que hay potabilizadoras de agua y saneamiento, material para cobijo, tiendas de campaña, kits de cocina y kits sanitarios.

Por su parte, Alemania pondrá en marcha una ayuda de un millón cuatrocientos mil dólares para las víctimas, mientras Italia anunció que otorgará 1,45 millones de dólares.

En la ciudad de L`Aquila, afectada en abril por un terremoto, comenzó una recolección de fondos para Haití.

Otro que donará dinero es Canadá, de donde ya partieron US$ 4,8 millones en servicios médicos, alimento, agua y protección.

Los países latinoamericanos también harán llegar su ayuda a la nación isleña.

Chile enviará 15 toneladas de alimentos e insumos médicos, además de un grupo de expertos en la búsqueda de sobrevivientes y médicos, según dijo la presidenta Michelle Bachelet.

Brasil envió a su ministro de Defensa, dos comandantes del Ejército y la Marina y movilizó ocho aviones y hasta 15 millones de dólares para ayudar a Haití y hacer operativa su fuerza militar de 1.266 efectivos en las labores de auxilio. Once soldados brasileños que estaban en la isla fallecieron tras el terremoto.

Por su parte, el presidente de Colombia Álvaro Uribe declaró que enviará una delegación con socorristas y expertos en atención de desastres, además de medicinas y alimentos para ayudar al pueblo haitiano.

«Trabajamos en el envío de ayuda médica de emergencia a la hermana república de Haití. Enviaremos alguna cantidad de medicinas y material médico y viajará una cantidad adicional de médicos», destacó el canciller cubano Bruno Rodríguez, en la sede de la cancillería en La Habana. Venezuela también enviará un equipo de ayuda humanitaria.

Ayer a mediodía, el Papa Benedicto XVI apeló a la «generosidad de todos» para hacer frente a la «dramática situación» que viven los siniestrados. El Pontífice manifestó su «cercanía espiritual» hacia los damnificados y aseguró que la Iglesia Católica los ayudará a través de sus instituciones.