El negocio no funciona

En un mercado donde la venta de vehículos cero kilómetro “ya no es negocio” y con la reforma tributaria que empezará a regir a partir del 1° de julio, las automotoras consideran que el panorama “no es el mejor” y estiman que los años venideros serán aún “más complicados”. En Uruguay la gran mayoría de los vehículos son importados mientras que Argentina y Brasil, con industrias propias, atraviesan una época de bonanza.
El presidente de la Asociación de Concesionarios de Marcas de Automotores (Ascoma), Jorge West, informó a El Observador que las concesionarias vendieron 14.500 vehículos en todo el año 2006, cifra inferior a las 18.000 unidades que las empresas habían estimado. Recordó que el buen momento del sector fue en 1998, cuando se logró el pico máximo histórico de 38.000 vehículos comercializados.

Si bien West indicó que la cifra de ventas de 2006 es estimativa, debido a que el balance final no fue terminado por Ascoma, las proyecciones de ventas para este año serán muy complicadas por la implementación de la Reforma Tributaria y los efectos que puede tener en el mercado automotor.

En opinión del empresario la reforma fiscal “hará bajar las ventas”, ya que “los nuevos impuestos impulsarán al alza los precios” y estos a su vez “van a afectar a los compradores de vehículos que son los que tienen mayor capacidad de ahorro”.

Paralelamente fustigó al Impuesto Específico Interno (Imesi), porque “lo único que hace es espantar a los compradores”. Cabe consignar que de acuerdo al nuevo sistema de impuestos un vehículo a nafta se grava con 27% de Imesi y uno a gasoil con 60%.


Pocos réditos. A diferencia de Uruguay, los vecinos del Mercosur presentan una oferta variada y más atractiva para los compradores de autos, tanto en precios como en modelos.

Johnny Lindner, presidente de la Asociación del Comercio Automotor del Uruguay (ACAU), dijo a El Observador que el sector en el país es el único “en el mundo” que tiene una muy baja participación en el Producto Bruto Interno (PBI).

Indicó que esa situación se da porque existe “cierta intervención del gobierno que ha conspirado contra las ventas de autos”. En ese sentido, mencionó al proyecto gasoil productivo y el peso del Imesi (60% para los gasoleros), como factores que no ayudan a impulsar la comercialización. “Está claro que, en Uruguay, el gobierno no brinda un clima de negocios para el sector”, sentenció.


Vecinos. Otra diferencia con la región es el volumen de ventas de autos nuevos, que en Argentina alcanzaron, en 2006, la cifra más alta desde 1999: 450.357 unidades.

En 1999 se habían comercializado 395.808 vehículos O KM.

El nivel de ventas en 2006 fue 16,7% superior a las del año 2005.

Además, la marca del año pasado, se aproximó a la registrada en 1998 cuando las ventas alcanzaron un récord histórico de 473.754 unidades.

En Brasil la venta de autos nuevos subió 12,4% en 2006 en relación al año anterior para alcanzar cerca de 1,93 millones de unidades.

De esa manera en el país norteño se registraron niveles de venta similares a los alcanzados en 1997 cuando se superaron los dos millones.


Apoyo bancario. Varias instituciones financieras privadas se lanzaron a otorgar préstamos para la adquisición de vehículos tanto usado como nuevos.

Las opciones que ofrecen es financiar la compra del automóvil en dólares o Unidades Indexadas (UI). Por ejemplo, el banco Crédit Uruguay otorga préstamos hasta en 60 meses para financiar 70% del valor del bien, ya sea vehículos usados o nuevos con un interés de 9% en UI y 14% en dólares.

Además brinda créditos para financiar 50% del auto, hasta en 18 cuotas con 0% de interés, tanto para vehículos usados o cero kilómetro. El Banco Comercial también otorga préstamos hasta 60 meses en dólares y en Unidades Indexadas y hasta 36 meses en pesos. Asimismo financia el 70% del valor del vehículo en autos cero kilómetro y hasta 60% para usados.

Bandes Uruguay y ABN AMRO Bank, también financian la compra de vehículos mediante sistema de leasing.