El nivel de seguridad se volvió tema de campaña electoral.

La inseguridad ya está instalada como un tema de campaña, pero las cifras muestran que el aumento en los delitos es una tendencia creciente que traspasa a todos los gobiernos (ver infografía). Esta semana se conocerán las cifras del Observatorio de Violencia y Criminología del Ministerio del Interior, que según adelantó ayer la propia ministra Daisy Tourné, mostrarán cómo esa tendencia sigue en aumento.
Los ex ministros del Interior de gobiernos blancos y colorados cuestionan la gestión de esta administración en materia de seguridad, pero cuando son consultados por esta tendencia que también implica sus gestiones, reconocen que es un tema “difícil” y que necesita políticas públicas que trasciendan los partidos políticos. La seguridad como tema de debate con la oposición suplantó en estos días de la agenda al IRPF, que es el otro caballito de batalla de blancos y colorados.

Más allá de eso el gobierno reconoce que la inseguridad es uno de sus talones de Aquiles y en ese sentido la ministra Tourné comenzó ayer una gira por todos los sectores políticos del oficialismo en busca de apoyo. Anoche visitó a su sector político, el Partido Socialista (PS), del que recibió un enorme respaldo y una declaración en su favor. En el encuentro, según fuentes políticas, hubo críticas al manejo periodístico del tema seguridad.

Los dirigentes socialistas cuestionaron duramente “la morbosidad” de los medios de comunicación y dijeron que antes de este gobierno la crónica roja no tenía tanta relevancia para los medios.

El diputado Gustavo Bernini fue quien hizo explícitas las críticas a la prensa y a la oposición. Indignado, remarcó que en materia de seguridad hay un clima de “agitación política” y que hay algunos medios que están empeñados en generar una “cultura del miedo”. Agregó que la “politización de este tipo de temas no le hace bien al país”. En una declaración los socialistas recharon las críticas del ex presidente Luis Alberto Lacalle quien cuestionó la política de seguridad del gobierno. El texto dice que “una sociedad de convivencia pacífica no se puede construir con los valores del lacallismo”.

En su recorrido por los sectores está previsto que Tourné concurra a la Mesa Política del FA, cuyo presidente Jorge Brovetto reiteró en la reunión de ayer que la ministra “tiene apoyo total”.

Cifras. Distintas administraciones, de todos los partidos, probaron aumentar las penas, subir los recursos, construir más cárceles, hacer operativos y colocar más policías en las calles. Sin embargo, el esfuerzo no logró contener los índices delictivos ni convencer a la ciudadanos, que se siguen quejando.

Las gráficas que ilustran esta nota muestran cómo el problema de la inseguridad es transversal a todas las administraciones.

En teoría la mejora de la economía, como la que se registra actualmente, una distribución más equitativa, más empleo –en junio 2008 el desempleo fue 7,2– y menos pobreza deberían impactar a la baja en el porcentaje de homicidios, rapiñas y hurtos.

A pesar de los planes oficiales, la pobreza no bajó lo esperado y además apareció en escena un factor nuevo que fue la pasta base. Esa droga desde 2002 cambió las reglas y trajo delincuentes “sin códigos” que asaltan y matan.

La ministra afirmó que atacar la rapiña es una de sus prioridades.

Ex ministros. El ex ministro del Interior colorado y actual precandidato a la presidencia por el Foro Batllista, Luis Hierro López, criticó a la actual administración por tener una “política equivocada” en materia de seguridad, ya que se olvidó del apoyo de la oposición y ”se dedicó solo a liberar presos y criticar a la prensa”.

De todas formas Hierro reconoció a El Observador que “nadie duda” que este es un tema “difícil” que ninguna administración pudo mitigar de manera significativa. “Nadie duda que los problemas vienen de antes y son muy difíciles. No son temas de un partido; es un tema que se debe trabajar entre todos”, señaló Hierro, pidiendo participación. Dijo que los ministros del Interior colorados siempre dieron participación a blancos y frenteamplistas.

En tanto, el ex ministro Guillermo Stirling reconoció también que la cartera del Interior es “muy compleja”, aunque criticó la “soberbia” de Tourné.

Para Stirling, la tendencia creciente en los delitos que se arrastra desde hace años se explica por la aparición de la pasta base. Dijo que lo que más preocupa es el aumento en la violencia al cometer los delitos, al tiempo que elogió la política llevada adelante por este gobierno en materia de drogas. “Se ha trabajado muy bien en el tema de la droga con un elenco excelente de antinarcóticos”, dijo.

Opositores. Desde la oposición lo que llegan son críticas y algunas propuestas pidiendo más dureza con los criminales.

La Lista 15 convocó para hoy a una conferencia de prensa en la que, viendo cómo la inseguridad está en la agenda pública, propondrá que el aumento de sueldos a los policías en la Rendición de Cuentas pase de los $ 850 ofrecidos a $ 2.300 mensuales. También propondrá la construcción de modernos establecimientos de detención (ocho en los próximos dos años) con plazas para 300 detenidos en cada uno. Pretenden que esas modificaciones se financien con la eliminación de los artículos de la Rendición que crean cargos, lo que entienden implicaría un ahorro de US$ 60 millones.

Al tiempo que los blancos analizaron el tema ayer en el Directorio (ver página 5), el líder de Vamos Uruguay, Pedro Bordaberry, dijo a la prensa que Tourné debería renunciar.