El Papa no estará en su tradicional audiencia

En el marco de su convalecencia y siguiendo las prescripciones médicas, no celebrará la audiencia general de los miércoles, precisó.

No se excluye que el Papa salude a los fieles desde la ventana de su apartamento en el palacio apostólico.

Juan Pablo II ha renunciado en contadas ocasiones a participar en el tradicional encuentro con los fieles del miércoles en el Vaticano.

Los médicos que atienden al Papa le aconsejaron reducir sus actividades y limitar las salidas para evitar recaídas y recuperar fuerzas para las celebraciones de Semana Santa, del 20 al 27 de marzo.

No sé sabe como participará en las celebraciones de Semana Santa, señaló la misma fuente, que no excluye que el Papa salude a los fieles que asistirán a la misa de Ramos el próximo domingo desde su apartamento, cuyas ventanas dan sobre la Plaza de San Pedro.

Por prescripción médica, el Papa deberá permanecer en ambientes protegidos y recibir pocas personas para evitar que se contagie con infecciones de carácter respiratorio.

El Papa prosigue su convalecencia en el Vaticano, donde un equipo de médicos y enfermeras lo atiende en forma permanente debido a que mantuvo la cánula que le instalaron en la tráquea para facilitarle la respiración.

Pese a sus problemas de salud, este martes nombró al religioso estadounidense Edward Braxton como obispo de Belleville, en Estados Unidos, lo que confirma que reanudó sus tareas al frente de la Iglesia Católica.

Juan Pablo II, de 84 años, que sufre la enfermedad de Parkinson, fue hospitalizado del 1 al 10 de febrero y tuvo que ser internado de nuevo el pasado 24 de febrero por graves problemas respiratorios.

El Vaticano está preparando métodos alternativos para que, a pesar de las recomendaciones médicas, el Sumo Pontífice pueda participar en la liturgia de Semana Santa, que conmemora la muerte y resurrección de Cristo.

El empleo de medios televisivos permitiría asegurar la participación del Papa en varias ceremonias de Semana Santa, según los medios de prensa italianos, que decretaron el nacimiento de la era del video-Papa.

Saldrá poco de su apartamento y estará presente en las celebraciones con conexiones video. La televisión será usada como instrumento de gobierno, escribió el vaticanista del Corriere della Sera, Luigi Accattoli.

En efecto, la celebración de la mayoría de las ceremonias fue delegada a diversos cardenales, según el programa oficial divulgado por el Vaticano la semana pasada.

La Santa Sede no indicó, sin embargo, el nombre de ningún prelado encargado de dirigir el conmovedor Vía Crucis nocturno del Viernes Santo, previsto para el 25 de marzo en el Coliseo romano.

Según el programa oficial, el Santo Padre seguramente dará su bendición Urbi et Orbi el domingo de Pascua, el 27 de marzo.