El peso de la deuda pública se redujo a 107% del producto

El mayor nivel de actividad económica permitió que el peso de la deuda pública sobre el producto se redujera levemente en el primer semestre del año, a pesar de que el volumen del endeudamiento se incrementó.
Según las cifras publicadas ayer por el Banco Central (BCU), la deuda pública bruta se ubicó a fines de junio en US$ 12.859 millones, lo que representó el 107,15% del Producto Bruto Interno (PBI). Si bien esto significa una merma de 1,6 puntos porcentuales con respecto al cierre de 2003, el pasivo aun se ubica en un nivel muy alto, cuyo pago demandaría la producción total de Uruguay durante algo más de un año, o las divisas obtenidas en cinco años de exportaciones.

Sin embargo, solamente el 16% de la deuda deberá pagarse antes de junio de 2005 –y parte de ese monto seguramente se negociará con los organismos internacionales–, el 33% vencerá en los siguientes cuatro años y el 46% deberá abonarse después de 2009.

Además, hay que tener en cuenta los activos externos que dispone el sector público para hacer frente sus compromisos. Si se descuentan dichos activos, la deuda neta se ubica en US$ 8.807 millones a fines de junio, es decir 73,4% del producto. Al cierre de 2003 la medición se ubicaba en 73,6% del producto.

El peso de la deuda es una de las principales preocupaciones del gobierno y de los candidatos para el próximo período de gobierno. Varios estudios privados indican que para que la deuda sea sostenible a largo plazo –es decir, que se puedan pagar los intereses y el capital sin seguir acumulando más deuda–, es necesario un crecimiento del PBI superior al 3% y un superávit primario de 4% del producto durante los próximos diez años.


Más deuda. El aumento del producto contribuyó a la reducción del peso de la deuda debido a que con una mayor actividad hay más divisas disponibles al pago de las obligaciones. Pero el resultado hubiera sido aun más contundente si no fuera porque en el primer semestre el endeudamiento absoluto continuó en alza. Entre enero y junio la deuda pública creció 5,7% o US$ 696 millones. De no registrarse ese incremento la medición hubiera sido en junio cercana al 100% del producto.

El aumento del endeudamiento en el primer semestre se explicó principalmente por el incremento de la deuda del BCU en US$ 457 millones, seguido por el alza de la deuda del gobierno central en US$ 196 millones, el mayor pasivo por US$ 73 millones de la empresas públicas y la baja de US$ 28 millones de la deuda de los gobiernos departamentales.

Los acreedores privados representaron el 56,7% del total de la deuda pública y de ese monto el 86,6% correspondió al sector financiero. Medida por instrumento, los títulos públicos representaron la mitad del total adeudado, los préstamos fueron el 44%, los depósitos fueron 3%, los proveedores 2% y los bonos Brady 1%.

En cuanto a las tasas de interés, el 54% de la deuda tiene tasa fija, el 15% se rige a la tasa del BID o del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento, el 9% es a tasa Libor y el 22% se mueve según otras tasas variables.