El petróleo alcanzó la barrera de los US$ 100

Después de múltiples amagues el precio del barril de petróleo –tal como era previsible a corto plazo– alcanzó ayer la barrera de los US$ 100 y generó variadas reacciones en los mercados internacionales.
Distintos analistas atribuyeron el récord en la cotización del crudo al desenfrenado consumo energético de China e India, la creciente debilidad del dólar, un incremento de la especulación y también a las tensiones geopolíticas en países como Nigeria y Pakistán.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, cuyo país es uno de los productores integrados en la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), había vaticinado en 2007 que a corto plazo el crudo llegaría a US$ 100.

En el New York Mercantile Exchange el barril de “light sweet crude” para entrega en febrero alcanzó a media tarde la barrera de US$ 100, pero luego bajó a US$ 99,46. En tanto, en Londres, el barril de Brent de Mar del Norte – también para entrega en febrero– alcanzó un récord histórico, superó por primera vez la barrera de US$ 97 y llegó a US$ 97,71.

La escalada de violencia en Nigeria y el caos político en Pakistán, tras el asesinato de la ex primera ministra y líder opositora, Benazir Bhutto, el 27 de diciembre, había estimulado en los últimos días de 2007 las cotizaciones del crudo, cuyo último récord databa del 21 de noviembre. Ese día, el barril había cotizado a US$ 99,29.

Pero, al final de la jornada, el barril de petróleo West Texas Intermediate (WTI), que Ancap toma como referencia para sus importaciones, que también había traspasado la barrera de US$ 100 a promediar la tarde, cerró a US$ 99,62.

Otros factores que explican los precios actuales –según los expertos– es el temor a que la oferta de petróleo no sea suficiente para cubrir la demanda de combustible en el hemisferio norte debido a un invierno que se presume será demasiado frío.

Un informe del departamento de Energía de Estados Unidos, que se publicará hoy, anunciará un retroceso de 3,15 millones de barriles de reservas de crudo durante la semana culminad el 28 de diciembre, estimaron los expertos.

Al mismo tiempo, el crecimiento sin parangón desde hace cinco años de países como India y China contribuyó a generar una demanda petrolera desenfrenada.

En ese contexto, China es en este momento el segundo consumidor mundial de energía, detrás de Estados Unidos.

Ese aumento de la demanda hizo temer por una escasez de reservas, en particular porque la capacidad mundial de refinación es insuficiente para cubrir la demanda global de productos derivados del petróleo.


Escalada. Los analistas recordaron que en los últimos cinco años el precio del barril se cuatruplicó. Hace solo cinco años, los precios del petróleo oscilaban entre US$ 22 y US$ 28 el barril, dentro de un abanico definido por la OPEP.

La invasión de Estados Unidos a Irak hizo saltar la chispa en los mercados del llamado oro negro, y eso derivó en numerosos ataques contra instalaciones petrolíferas. El sector petrolero iraquí esta perturbado por un buen momento, pero además paga tributo a décadas de inversiones insuficientes.

Las tensiones políticas en otros países productores importantes también contribuyeron al nerviosismo del mercado del crudo.

La producción de Venezuela nunca se recuperó de la huelga que paralizó su sector petrolero en 2002 y 2003, y la de Nigeria se retrajo mucho por los ataques constantes contra la infraestructura del sector.

Durante el verano de 2006, el conflicto entre Israel y Líbano también había provocado una frenética suba del precio del crudo.

Pero la OPEP, que abastece 40% de la producción mundial de crudo, adoptó una política más agresiva, renunció a su abanico de precios y defiende umbrales de precios cada vez más altos mediante reducciones de la producción, tal como hizo a fines de 2006.

Asimismo, el denominado oro negro sirve de refugio a los inversores que buscan protegerse contra la imparable caída del dólar, lo que aumenta la especulación. (Redacción y agencias)